La Reforma inacabada

El monstruo de la depresión

La depresión es un monstruo.

Un monstruo que comienza siendo pequeño, casi invisible.
Es imposible percibirlo ..
Lo sientes a veces…pero desaparece pronto.

Tienes días malos donde ese monstruo te ataca. Pero estos son mínimos…el monstruo no tiene suficientes fuerzas para permanecer contigo.

Poco a poco este va obteniendo poderes, crece lentamente. Te sientes triste más a menudo, pero todavía eres feliz, aún sonríes…La tristeza es momentánea y la superas haciendo todo aquello que amas.

El monstruo aumenta…Ya es bastante grande…Te pones triste más rápido, y comienzas a llorar. Las lágrimas son suficientes para apagar el fuego que provoca este pequeño ser.

No entiendes lo que te pasa. Cada vez te cuesta más sonreír. Te pones una máscara los días que te encuentras mal, no quieres explicar lo que te ocurre. Sabes porque lloras. Hay una razón para todo. Y la comprendes. Eres consciente de ella.

Pero poco a poco el monstruo se ha ido expandiendo por tu cuerpo . Ya alcanza casi la mitad de tu tamaño.

Los días malos igualan a los buenos. Dejas de tener ganas de salir. Te alejas de algunas personas. Comienzas a ser más antipático, no quieres serlo, pero no puedes evitarlo. Escondes que estás mal, vas al trabajo y sonríes a todo el mundo. N-A-D-I-E puede saber que te pasa algo.

Y de repente, un día te sientes distinta. El monstruo ha crecido. Ha igualado tu tamaño.
El monstruo te ha quitado la sonrisa.
El monstruo provoca un dolor que no puedes comprender. Quieres llorar, de verdad que lo deseas pero hay veces que simplemente no salen las lágrimas, ellas caen cuando quieren, ya no las controlas…
Estás triste… pero no sabes la razón.
Tus cambios son completamente extremos…estás bien y al segundo estás en la completa miseria.
Intentas hacer aquello que tanto amabas…pero ya no te gusta…ya no lo disfrutas…no tienes ninguna manera de desahogarte…O si…? Has dejado de sentir, has perdido la cuenta de los días, tú simplemente respiras.

Vives simplemente por qué tú corazón late…pero estas muerta por dentro.

Ya no hay ningún signo de vida en ti.
Tu mirada no muestra nada…
Te sientes vacía…
Te miras al espejo y te das asco.
Te odias.
Te sientes culpable de todo esto.
Ya no puedes fingir.
A veces la máscara se cae, y muestra cómo eres realmente…
Intentas ponértela…pero te cuesta…fingir te duele, ya no puedes…
Ya no eres tú…

No puedes concentrarte, una nube te atrapa y te impide prestar atención a lo que te rodea. No puedes seguir el hilo de una conversación, no puedes seguir la rutina. No te centras, no tienes fuerzas y trabajas más y mas…quieres ser la mejor…trabajas el triple es tu obligación…. tu trabajo no resulta igual que antes a pesar de tu esfuerzo constante…la ansiedad te consume…el estrés…la presión…no puedes con todo…

Estás harta. Cansada. ¿Por qué te pasa justamente eso a ti?

Te enfadas con facilidad, pagas tú cansancio con las personas que amas…Te alejas de ellas…Sabes que eres una bomba…No quieres hacerles daño.

Estás sola…sola con tu mente…esta te grita que no vales…Te empuja hacia tu fin…Pone ante ti escenas de tu muerte…y eres feliz…Te ves tan contento muerto. ¿La muerte curara tus heridas?. El suicidio es una idea real que coge forma en tu cabeza.

Ya no quieres vivir. No quieres continuar.
Estás atrapada en un cuerpo que no es tuyo.

Tienes síntomas físicos…Dolor de cabeza…presiones en el pecho… Respiración entrecortada…Temblores…Dolores de espalda, de mandíbula…

Has perdido el apetito…no te apetece comer cuando estás triste…Pero tienes ansiedad…necesitas calmarla….Y te ahogas con la comida.
Pasas de tener el estómago vacío a pegarte atracones de los que te sientes culpable.

Tú autoestima está por los suelos…todo te afecta. Si alguien se ríe inmediatamente crees que se está burlando de ti…Cualquier comentario te destruye por dentro como una bomba atómica.

Ya no estás feliz.

A tu alrededor protestan porque ha  tenido un día malo…Y tu…Tú debes dar suerte por tener tan sólo uno bueno…¿suerte?

Lamentablemente odias tus días buenos, después de estos los malos se sienten peor….

La tristeza te ha invadido…Y nadie se da cuenta…

Solo duermes…No tienes ganas de levantarte…Solo quieres soñar…allí eres feliz….Duermes tanto…Pero sigues cansada…

Escuchas música todo el tiempo, música triste para ponerte mejor, para sentirte comprendida.

Necesitas ayuda… Pero no puedes gritar… Tú voz ya no suena.
Tú mirada pide una salvación para ti…pero nadie sabe leer tus pupilas…¿Qué puedes hacer?

Nadie ve dentro de ti…

Te has perdido. Estás en un laberinto. Sólo.
No hay salida.
Nadie que te salve.

Y entonces ves algo…
Un espejo…
Te miras en él…
Te asustas…

El monstruo ha crecido…
Puedes verlo…

Tú eres el Monstruo.

Cherry

8 de marzo de 2024

37 Comentarios

  1. Fini

    Esperaba ingenuamente un final feliz del relato… Habrá que descubrir cómo acabar con el monstruo o hacerlo muy pequeñito

    Responder
    • Frini

      Querida Cherry lo has dicho todo… Gracias por compartir.

      Responder
      • Ana Aneiros

        Cherry, hago mías tus palabras, porque comparto al 100% tu vivencia. De principio a fin. Yo también le he visto los ojos…Gracias.

        Responder
      • Cherry

        Gracias a ti por sacar un ratito para leerlo ☺️🙏🏻❤️

        Responder
      • Ana

        Conozco a doña depresión, conviví con ella y convivo. Recomiendo tratamiento médico y visita al Psiquiatra. Está muy bien descrita en este artículo, gracias.

        Responder
    • Pilar

      Cherry, con qué detalle describes cómo poco a poco el monstruo va haciendo mella en el cuerpo y en el alma hasta que te anula y lleva a ver liberaciones terribles. Por ello debemos vencer al monstruo cuando todavía es pequeño y con toda sinceridad y humildad pedir la ayuda de Psiquiatría, pues es la tabla de salvamento para volver a ver la vida correr con lo bueno y malo, apoyarse en los que queremos aunque no comprendan nuestra «enfermedad puesto que es nuestra» y sobre todo si eres creyente y sabes de nuestra trascendencia, pedir ayuda, mucha ayuda espiritual.

      Responder
  2. Alberto

    Enhorabuena Cherry! Pienso que no se puede describir mejor. Tu relato es impactante, desgarrador, auténtico. Describir en primera persona lo vivido. Un testimonio desde las entrañas, desde el corazón, desde el alma. Como les gustaría a los manuales diagnósticos que utilizamos poder describirlo como tú lo haces y no con síntomas descontextualizados, fríos, sin sentir con la persona. ¡Ya les gustaría! Para ello los gobernantes deben incluir a las personas con sufrimiento psíquico, a los verdaderos protagonistas en los planes de acción y de decisión.
    Impresionante tu relato. Como pasa de ser el monstruo minúsculo a invadir todo tu ser, a pensar que tú eres el monstruo, a invadirte por completo la depresión. Sin duda desgarrador.
    Demuestras una sensibilidad maravillosa. Ojalá todas las personas puedan verla y verte en ella. En tu esencia. Ojalá.
    Cherry, también, si me lo permites, quiero decir que con el tratamiento adecuado y el apoyo de los seres queridos (que muchas veces también necesitan ayuda) la mayoría de las depresiones remiten, la mayoría de los monstruos se van.
    Agradezco muchísimo tu relato, de corazón. Te envío un fuerte abrazo!

    Responder
    • M. Carmen

      Estos artículos deberían formar parte de todo el mundo, como libro de cabecera, como la cartilla de aprender a leer.
      El sentimiento que me ha provocado es idem, idem, idem, idem …

      Responder
      • María José García Gonzalez

        Lo describes tan bien que no tenemos duda de que pasaste por ello o aún lo estás pasando!!!.Tienes que salir de ahí, siempre con la ayuda de un profesional.Y en Alberto! Tienes esa persona que sabe ,cómo poder ayudarte.ES UN GRAN PROFESIONAL.Sigue con mucha fuerza ,como la estas demostrando!!!Un abrazo.

        Responder
      • Jesús

        Querida Cherry! Te comprendo perfectamente, tanto que te sorprenderías. La única diferencia es que aún no sabiendo porque, no permito que caiga mi máscara, no dejo que nadie vea mi sufrimiento. Algún día escribiré mi relato y seguro te sientes identificada. Sólo puedo decirte, aguanta, se puede, siempre un pasito más. Adelante! Un abrazo

        Responder
    • Francisca Pérez Sanchis

      Yo no he llegado a esos extremos,no sé si porque he ido, corriendo a pedir ayuda,o porque mis males no són tan Fuertes, aunque a mí me parezcan los peores,no tengo otros, GRACIAS

      Responder
    • Cherry

      Gracias Alberto por tu apoyo y ayuda. 🙏🏻❤️

      Responder
      • Victoria Climent Sánchez

        Q perfección la descripción del monstruo d la depresión solo falta pedir q esa enfermedad no se convierta aun más dañina,q aveces por desgracia pasa. Ojalá se pudiera imprimir q cada vez la padeciera menos gente.

        Responder
    • Sole

      Cuan cierto es qué la depresión es monstruosa .!! Los qué la hemos pasado bien lo sabemos y aunque a veces al monstruo le hayamos vencido , siempre estamos alerta para qué no nos venga de nuevo a visitar . A mi como si fuera una niña solo de pensarlo me da miedo .
      Has hecho una descripción con la que sin querer te identificas. 👏👏

      Responder
  3. Lourdes

    Cherry, Deseo que ese monstruo desaparezca o por lo menos se haga más pequeño, que puedas controlarlo tú a él y que poco a poco recobres la alegría de vivir, no será de hoy para mañana, pero te aseguro por experiencia que lo podrás domar. Un abrazo grandote

    Responder
  4. ENRIQUE IVORRA DUARTE

    No había mejor metáfora, espectacular y que bien lo has relatado para llegar a los que no han tenido eses monstruo y puedan comprender que supone, enhorabuena

    Responder
    • Pedro

      Has hecho un relato del monstruo genial ya que los que lo hemos tenido como es mi caso me identifico contigo.
      Como dice Alberto,con una medicación acertada y el apoyo de tus seres queridos se puede salir. Mucho ánimo y mucha fuerza.

      Responder
    • Merche

      Tu relato es algo fantástico, no se puede describir de mejor manera el monstruo que supone la depresión. Yo también esperaba un final feliz, pero entiendo que lo has dejado en el momento idóneo. Ahora queda el trabajo de cada persona cuando descubra su monstruo y como emprender su lucha para que desaparezca de ti. Muchas gracias por tu gran relato.

      Responder
  5. SAGRARIO

    Enhorabuena Cherry! Pienso que no se puede describir mejor. Tu relato es espectacular 👌

    Responder
  6. Ana Torregrosa

    Hola Cherry, estoy muy emocionada por cómo has descrito ese monstruo que es la depresión, quienes la hemos pasado varias veces tenemos su amargo recuerdo y con tu descripción he rememorado los sutiles y sigilosos pasos de su evolución en una misma. Lo importante es saber reconocerla a tiempo y pararle los pies (con ayuda profesional), pues suele volver de vez en cuando. Un abrazo muy fuerte!!!

    Responder
  7. Rosalia Ruiz Lopez

    He llorado contigo Cherry he recordado mis peores días con el monstruo, no se puede describir mejor lo que nos hace

    Responder
  8. José Tomás P. Sogorb

    Si alguien me preguntase qué es la depresión, éste testimonio la describe a la perfección.
    Enhorabuena Cherry por este relato tan emocional, clarificador y terapéutico.
    Gracias!

    Responder
  9. Francisco

    Así es hay que ser positivo y apoyarse en la gente q te quiere porque siempre hay rachas malas y hay que pelear y si ves q no puedes pues pedir ayuda a un especialista claro si tienes dinero porque por el seguro es lamentable

    Responder
  10. Pepi

    Hola, escribo por primera vez aquí. Soy afectada por partida doble, por un ser querido y por mí, por mí y por un ser querido, no importa el orden.
    La ayuda profesional es fundamental, y la de las personas que quieren acompañar, también. Pero la gran diferencia y EL GRAN PROBLEMA es que el profesional está formado y tiene medios, la medicación, pero….y las personas que quieren acompañar, qué tienen, NADA, bueno, sí, DESESPERACIÓN y DESOLACIÓN.
    Ver a un ser querido cómo se transforma, cómo se cree que «te engaña» levantándose cada día como puede, que te echa de su lado cuando está desgarradoramente necesitado de esa ayuda y amor que rechaza y espera a la vez….
    El tratamiento químico que cuesta encontrar y mientras se encuentra, la persona es zombie…hay también que pasarlo…. pero y el tratamiento PSICOLÓGICO?, cuándo se aplica, cuándo y cómo pueden los seres queridos ayudar… ellos tienen información de primera mano!, cuándo se les escucha y se utiliza esa valiosa información?….si el enfermo está éso, ENFERMO; porqué sólo puede tenerse en cuenta esa valiosa información si él quiere, qué validez tiene esa persona y su criterio si sus capacidades están desaparecidas…
    IMPOTENCIA Y DESESPERACIÓN es lo único que tenemos los que queremos ayudar… Necesitamos información, formación….CADA DÍA es tan importante como CADA PASTILLA. Por qué tenemos que ser meros espectadores de esa bajada a los infiernos que día a día estamos sintiendo, viendo, padeciendo….y que ni todo el amor y paciencia que tratamos de dar sirve.
    NO QUIERO SÓLO PASTILLAS EN PRIMER LUGAR, TAMBIÉN AYUDA PSICOLÓGICA DESDE EL PRIMER MOMENTO, a la par….
    El tiempo es oro, no se recupera, y ni el paciente ni los que quieren ayudar lo tienen, el monstruo mastica, engulle y escupe a toda velocidad.
    No sigamos con la máscara del día a día, disimulando el enfermo y pidiendo ayuda los que podemos ayudar.
    Hay una etapa o momentos en que el enfermo se vuelve astuto y sabe disimular…. engaña al médico, a los amigos….lo intenta con los seres queridos, como si quisiera seguir así, como si quisiera demostrar que es más listo que los demás, que «no se está tan mal»,….y si «estáis todos equivocados»…yo soy más listo y quiero ser libre, vosotros estáis equivocados…os utilizo y sigo enfermo, «atrincherado», esperando el momento en el que todos creéis que «estoy bien, sin pastillas», manipulandoos….me dais»el alta » y gano.
    Por tercera vez gano…
    Y se le sigue HACIENDO el nulo favor de ES MAYOR DE EDAD Y ELIGE…por Dios, por el Universo….por lo que sea, es que no veis que NO ESTÁ EN CONDICIONES, no puede dársele la opción de decidir, NO PUEDE!…es lo que le ha llevado ahí…
    Y los que le queremos, los que le amamos seguimos ahí esperando un milagro porque lo fácil es»esperar que cambie el sistema «….lo que hay que hacer es CADA DÍA HACER ALGO VERDADERO….da igual las normas, los criterios….ese ser humano está pidiendo ayuda cuando nos mira sin querer mirarnos… cuando cada día, cada instante, te dice…ME DA IGUAL, ME DA IGUAL»..y tú estás cogiéndote con uñas y dientes para que no te arrastre porque si no, estáis perdidos, estamos perdidos TODOS.

    Responder
    • María Jesús

      Hola Pepi, no te conozco pero te has dado a conocer perfectamente, sensible, con alto sufrimiento, empática, amorosa, luchadora… acompañas y te acompañas, amas, con esperanza, con mucho miedo, con propuestas claras, con gran intuición, experta en comunicación … ¿sabes? enferma no estás, es más , tu discurso debe ser escuchado donde haya más posibilidades de ser oído porque entraña pautas de cambio para los que tienen competencias y no saben pensar, un abrazo Pepi ❤️

      Responder
      • Pepi

        Gracias, María Jesús.

        Responder
  11. Paloma

    Hola Cherry, tu relato describe a la perfección lo que es la depresión, mejor imposible. Pero yo quiero añadir algo, y es que realmente se cura la depresión, sólo que hace falta la ayuda de un buen profesional y por supuesto, del apoyo de todos tus seres queridos, y una vez alcanzado el punto en el que la medicación te permite trabajar terapeúticamente, ahí sí que hay que poner mucho empeño para salir de ahí y ver qué nos ha querido enseñar esa depresión. Yo simplemente envío un mensaje positivo desde esa oscuridad, porque también la he vivido, y varias veces, y siempre siempre, he salido muy reforzada. Ánimo!

    Responder
  12. Joaqui

    Impresionante Cherry, me has emocionado muchísimo espectacular!!Enhorabuena!!! Gracias por estar en el grupo,eres una mujer poderosa y muy valiente. Estoy deseando conocerte.

    Responder
  13. Maria Jose Soler

    Felicidades Cherri. Mejor explicado imposible!!!
    Si este relato pudiera llegar a mucha gente, estoy segura de que sería una muy buena herramienta para que todo el mundo entiendan bien lo que es una depresión, el sufrimiento de las personas que la padecen,…
    Es importante saber que con el apoyo de tus seres queridos y de un buen profesional, ese angustioso monstruo se puede vencer.
    Impresionante!!!

    Responder
    • Rafael González Quesada

      Cherry, gracia por tu relato y por expresarlo también. Yo no lo sufro. Bueno, o eso creo. O es muy pequeño y puedo con él o simplemente tengo la suerte de tener a mi hija que me ayuda a que no crezca. Pero ella si lo conoce y eso me hace más daño todabía que si lo tubiera yo. Tu final es triste, de un dolor inmenso, pero el que seas la escritora demuestra que puedes con él y que tú eres la dueña de la llave de su mazmorra. Tú eres la dueña de tu vida, de tu luz y de todo lo que quieres conseguir. Gracias. Mil gracias por compartir y suerte para que el viaje sea feliz y regenerador. 😘

      Responder
  14. Francisco Arjona Artacho

    Insuperable descipcion.
    Gracias.
    Gracias por compartir.
    Gracias Alberto, por tu trabajo…

    Responder
  15. Cristina Iriarte

    Hola Cherry .Me he sentido totalmente identificada y no podías haber expresado mejor el impacto de ese monstruo ,me he emocionado al leerlo ,de verdad ,y ahora estoy en un viaje feliz ,supuestamente ,pero esos momentos y esas lágrimas afloran y tú sabes por qué ,pero ya no lo quieres contar …cómo puedo quejarme con lo que estoy viviendo?Prefiero callar y sufrirlo en silencio ….antes me justificaba y ahora disimulo cuando estoy mal o me escondo a llorar ,y me tomo ansioliticos .A veces parece que el monstruo se ha ido ,pero no ,sigue ahí …Va y viene .Cherry un beso enorme con todo mi corazón y mis deseos de que logremos entre todos “matar”a ese monstruo,con ayuda es verdad ,que es más fácil .Un abrazo Alberto 🫂

    Responder
  16. Maria Jose Fuster

    Querida Cherry, tu articulo ofrece una visión profunda y valiente sobre tu experiencia personal con la depresión, describiendo su evolución desde sus inicios casi imperceptibles hasta su impacto abrumador en tu vida cotidiana. La honestidad y la claridad con la que relatas tu lucha interna no solo demuestran una gran valentía por tu parte, sino que también brindan una perspectiva importante sobre la complejidad de la depresión como enfermedad mental. Tu capacidad para articular la progresión de la depresión, desde los primeros signos hasta las etapas más avanzadas y debilitantes, refleja una comprensión profunda del problema. Esta comprensión es crucial no solo para tu propio proceso de mejora y ojalá de sanación, sino también para ayudar a otros a reconocer y buscar ayuda para sus propias luchas. La descripción detallada que haces de los cambios emocionales, físicos y comportamentales asociados con la depresión proporciona una visión valiosa que puede fomentar una mayor empatía y apoyo por parte de aquellos que no han experimentado depresión de primera mano. Compartir tu experiencia es en sí mismo un poderoso mensaje de esperanza. Demuestra que, incluso en los momentos más difíciles, hay una fuerza interna que puede llevar a la persona a buscar cambio y recuperación. Este mensaje es vital para cualquier persona que esté luchando, recordándoles que no están solos y que hay caminos hacia la mejora. La investigación, la literatura científica y las experiencias de gente que conocemos indican que con el apoyo adecuado y la intervención oportuna, es posible superar la depresión y recuperar la calidad de vida. Ojalá este trabajo que estamos haciendo los Protagonistas ayuden a muchas personas. En suma, que enhorabuena por tu poderoso testimonio, tu admirable valentía y muchas gracias por ofrecer con ello ayuda y esperanza a quienes estén enfrentando desafíos similares.

    Responder
  17. Beatriz

    Gracias por compartir un testimonio que los que hemos sentido esto entendemos perfectamente.

    Responder
  18. Lorena

    El testimonio es desgarrador… a través de las palabras he podido sentir en carne propia el dolor. Gracias por compartirlo Cherry, a veces «el monstruo» se hace muy poderoso, pero debes pensar que con ayuda podremos combatirle. Mucha fuerza y enhorabuena por tu valentía al compartirlo!

    Responder
  19. Jordi

    Cherry, en parte comparto algunos de lo síntomas que has descrito, especialmente la falta de interés por todo, incluyendo aquello que antes te entusiasmaba. También esa tristeza o angustia sin motivo aparente. La ansiedad que, normalmente.va de la mano de la depresión. Un no encontrarle un sentido a la vida. Pero hay que seguir adelante y , lo mismo que la depresión empezó siendo pequeña y ahora es grande, hay que volver a empequeñecerla. No es tarea facil, pero nunca hay que darse por vencidos. Si es necesario hay que recurrir a la familia, amistades de confianza o profesionales médicos. No guárdasela para un@ mism@, porque eso es lo que alimenta la depresión. Solo puedo decir que eres muy valiente por exponer tu historia y que sigas luchando, aún sin gana y aunque cueste un mundo. Muchísimo ánimo. Un abrazo.

    Responder
  20. Ines Castañeda

    Has descrito perfectamente el avance de la enfermedad y cómo ha logrado devorar a la persona que antes eras para reducirla a una miseria humana.
    Todo se supera en la vida. Necesitas encontrar algo o alguien donde agarrarte para continuar flotando, tendrás que recordar como eras, lo que hacías, antes de que te devorara el «monstruo», antes de convertirte en esa persona que ahora te devuelve el espejo y que no te gusta.
    Encontrarás de nuevo el motivo o la razón que antes de ser devorada por el «monstruo » te mantenía anteriormente.
    Para ser la persona que eras necesitas apoyarte en los motivos que antes te sustentabas.
    Es necesario que encuentres apoyos similares a los que en un pasado tenías para volver a aferrarte a ellos y volver a ser la persona que eras.
    Todo depende de ti, lo peor es perder la confianza en uno mismo. Confía en ti mismo y estoy segura de que volverás a ser quien eras, volverás a ser aquella persona con la que te identificas. Confía en ti y lo conseguirás. No te cierres en ti. Habla y trata de escuchar a amigos, familiares, profesionales, es decir a todo aquel que te pueda ayudar a salir del atasco en el que te encuentras y volver a ser el que antes eras.
    Nunca pierdas la esperanza. Siempre aparece una puerta por donde poder salir. Confía en ti mismo.
    Tú eres el personaje principal en tu vida. Animo no pierdas la esperanza estoy segura de que lograrás volver a ser el que eras o más bien ALGUIEN MEJOR,
    ya que habras.aprendido que todos se pueden caer pero que también se pueden volver a levantar y volver a empezar.
    Lo importante es que sepamos levantarnos. Posiblemente en tu anterior vida no te habías caído y ahora te has caído y tienes que levantarte. Te convertirás en una persona mejor de la que antes eras. Estoy segura que lo conseguirás.
    Muchísimo ánimo trata de escuchar a todos los que traten de ayudarte. En algún momento detectarás la puerta por donde poder salir y volver a ser el que antes eras, con el que antes te encontraba satisfecho y tendrás que admitir que le » monstruo » te ayudó a ser mejor y más fuerte confía en ti lo conseguirás. Ánimo.. Un abrazo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Culpa

Culpa

Tal y como reza la canción: “Que la destruyan Que no quiero estar tentada a tenerla, ni a mirarla Que no quiero tropezarme cuando vuelvo tarde a casa Que la saquen de mi vida de...

leer más
Mi salud y yo

Mi salud y yo

Todo comenzó un 1 abril del 2001 a mí temprana edad de 11 años, cuando mi hermana hizo una gravedad y entró en coma a causa de un lupus y una meningitis. Desde ese día mi vida...

leer más
Sobrevivir aunque estés roto

Sobrevivir aunque estés roto

Mi vida podría describirse como la del tronco de un árbol partido por un rayo, o por dos, porque mi historia se entremezcla con la de la enfermedad de mi madre, pero a pesar de...

leer más

Contacto

contacto

Teléfono

+34 616 852 402

WhatsApp

+34 616 852 402

Email

info@psiquiatraalbertogadea.es

Dirección

Avenida General Marvá, 33, 1º A
03005 – Alicante

Dirección

Ed. Joymar

C/ Marte 1 Oficina 3C,
03501 – Benidorm