La Reforma inacabada

El médico de pueblo

El médico de pueblo, una figura que contaba con pocos recursos materiales … pero con muchos recursos humanos.

El médico de pueblo, una figura que se enraizaba entre sus habitantes, que era uno más, que tenía un conocimiento exhaustivo de las personas con las que convivía.

Y por ello muchas veces no hacía falta remitir a la persona a la ciudad para que le realizasen un estudio neurológico ante un dolor de cabeza, no hacía falta porque intuía que ese dolor de cabeza obedecía a un disgusto, a una riña, … y tras resolverse la situación se confirmaba la resolución del síntoma, de la molestia.

Realizaba, con los conocimientos que tenía de sus vecinos, una historia clínica completa, pormenorizada. Por supuesto realizaba una exploración física cuando se precisaba, pero ya tenía mucha base previa, muchos conocimientos relativos a la persona que solicitaba su ayuda, conocimientos relativos a su carácter, a su situación personal actual, a sus relaciones sociales y familiares, a sus miedos, carencias, … a su persona.

Una información tan valiosa que la gran mayoría de veces era suficiente para distinguir entre una enfermedad orgánica o una ansiedad somatizada, entre la necesidad de recetar medicamentos o buscar otros remedios consistentes en la resolución de conflictos o disputas a nivel relacional.

También es cierto que los  habitantes del pueblo tenían un “elixir” sanador, tenían un remedio por el que tenían que acudir con poca frecuencia al médico. Se trataba de hablar cuando se veían por la calle, de reunirse en la puerta de algún vecino y verse, escucharse, hablar, … contar sus cosas. Se trataba de no sentirse solos, de estar acompañados, de saber que la incomunicación y el aislamiento no estaban incluidas en su sentir.

Y esos 2 factores:

  • la protección de sentirse arropados, de lograr esa integración social de la que tanto se habla ahora pero que es cada vez más difícil encontrar,
  • y la mimetización del médico en la vida de las personas del pueblo como alguien que no sólo se basaba en sus conocimientos académicos si no también en el saber basado en el conocimiento de las personas,

sí, con esos 2 factores se enfermaba menos y se lograba mayor felicidad pese a presentar menos “lujos”, menos “comodidades”, menos …

Con aquel recuerdo, con aquel  tiempo donde la vocación, la dedicación y los vínculos presidían cada momento, cada acto médico, cada decisión terapéutica, tenemos  que ahondar en esos tiempos.

Tenemos que ahondar en esos tiempos como producto de la importancia y la necesidad de retomar los orígenes, de retomar la esencia, de volver a lo auténtico y a lo verdaderamente valioso.

Ese médico no contaba con aparataje especializado, muchas veces también carecían en el pueblo de algunos medicamentos y tenía que multiplicarse día y noche para atender los requerimientos de sus vecinos debido a sus dolencias.

En cambio, ese médico contaba con:

  • un historial médico completísimo basado en un conocimiento real de las personas a las que atendía,
  • una vinculación terapéutica inigualable dada la confianza que mostraban en él las personas del pueblo,
  • un gran abordaje social debido al apoyo y acompañamiento que las personas del pueblo realizaban entre ellas como una magnifica red de apoyo.

Y tenemos que decir que nosotros, ASAME Protagonistas, también disponemos de esas bases importantes, diría necesarias, para lograr un resultado óptimo:

  • en mi caso poder conocer a algunas personas que presentan sufrimiento psíquico no sólo desde la consulta si no también en reuniones, en conversaciones, en grupo… me ha facilitado mucho mayor conocimiento para poder ayudarles,
  • la vinculación entre las personas del grupo es auténtica y respetuosa, logrando bienestar emocional,
  • tanto las conversaciones más informales, como las reuniones, los grupos de apoyo mutuo, el apoyo entre pares, el taller de meditación y resto de actividades que se realizan proporcionan una red de apoyo que genera notable beneficio terapéutico.

Y todo lo expuesto genera un halo de ilusión y de esperanza en lograr el cambio que se necesita, en lograr un trato digno y respetuoso con las personas que presentan sufrimiento psíquico.

En este mundo tan rápido necesitamos, además de escuchar los síntomas, escuchar de verdad a la persona. Necesitamos volver a la esencia, a recordar que las etiquetas pueden a algunos profesionales dar la tranquilidad del supuesto diagnóstico, pero a la postre no son más que etiquetas. Cada persona es única, tenga o no síntomas similares a otras personas, y por ello no debemos hablar de categorías diagnósticas y si de personas. Si nos escuchamos, nos miramos y nos respetamos, todo será más sencillo, todo será mejor. Humanizar y no cosificar es la tarea por conseguir. Romper moldes caducos y posibilitar el Paradigma de la recuperación y no el actual de la cronificación.

Seguiremos luchando por una Salud Mental respetuosa con las personas que sufren, humanizada y alejada de mala praxis con tratamientos ineficaces y muchas veces dañinos.

Seguiremos luchando por ti y por los demás.

 

Alberto

6 de junio de 2024

60 Comentarios

  1. Francisco

    Un fuerte abrazo Alberto a parte de ser bueno en lo tuyo tienes una empatía enorme que abunda poco no cambies nunca.Te gusta lo q haces.Muchas gracias.

    Responder
    • Óscar García salgado

      Que bonito, sentir… Gracias amigo Alberto !

      Por llevar este gran proyecto, a darse, no hay más valentía que el ser valientes ante lo que realmente, el alma nos está susurrando, y se que es desde donde viene esta verdad.

      Eres guia, y un gran ser humano, y a mí tampoco me gusta regalar los oídos 😜.

      Tu vocación, forma parte de mi caminar, por qué siento tu trasladar de forma pura y bondadosa.

      Por qué me has echo volver a creer, en el ser humano sin etiquetas, sin rostro sin nombre…

      Por eso se que es la vocación, más difícil, y complicada, por qué no se puede ver, lo que no se quiere, ver a ojos de ciegos …

      Ya llegó el momento de ir, viendo sin gafas directo al corazón, donde ela razón, será el motor, difícil si !

      Pero difícil es mi palabra favorita, por qué me reta, a levantar y levantarme !!!

      Responder
      • Joaqui

        Hola mi guapo! Yo de verdad que leerte,me ha emocionado otra vez! eres demasiado puro, grande, empático.. una persona y un profesional sublime. Para mí con este artículo has dado con la clave, la esencia, el secreto de la vida. Yo me quedo cerquita de tí y de la mano de ASAME. Gracias Alberto 💜

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias Joaqui! Leerte y escucharte siempre aumenta mi ilusión y mis fuerzas para continuar en este proyecto que hemos iniciado, para embarcarnos en esta lucha con el objetivo de conseguir mejoras y respeto para las personas que presentan sufrimiento psíquico. Muy agradecido por tu contagiosa dedicación. Un abrazo!

          Responder
          • Merche

            Qué bonito y entrañable relato. Hace muchísima falta en el mundo que volvamos a humanizarnos un poco. Todavía queda algún médico del pueblo, pero desgraciadamente pocos. Tú sí que eres uno de ellos ,auténtico y sobre todo en tu especialidad no podría ser mejor. Enhorabuena

      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Amigo Oscar! Tienes una gran sensibilidad y eres fuente de ayuda para muchas personas. Muy agradecido por tu disposición y tu labor. Un abrazo!

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias Merche! Tu valoración es un aliciente más para continuar en esta línea y en esta lucha. Un abrazo!

          Responder
      • Maribel Armero López

        Óscar , sigue así ,campeón .
        Pareces muy sensible
        Pero en tu interior tienes la fuerza y funciona
        Es difícil ,hay que pasarlo ,pero se puede ,y tú podrás
        Con afecto y respeto
        Maribel

        Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Francisco. Siempre atento y apoyando esta causa en favor de las personas que sufren y necesitan apoyo emocional. Un abrazo!

      Responder
    • Maribel Armero

      Que palabras de animo y superación ,esos médicos que además de sus patologías ,están en el ámbito emocional . Y si ,se curan algunas patologías síquicas y orgánicas
      Hay médicos de cabecera que no entiendo ,como ven una persona sensible emocionalmente,su interior del alma fatal,por los suelos y salen enfermedades
      Y patologías ,y no te ayudan ,personalmente ni como médico ,si no hundirte más ,cuando el médico piensa que no debe ,o no sabe de la seguridad mental del paciente
      Lo digo por experiencia ,. Cuatro años con depresión y ansiedad ,sin ningún adelanto
      La suerte ,me vino en dar ahora con un médico ,empático , sensibilidad con la persona

      Es muy satisfactorio para la salud mental ,que el médico de cabecera te atienda y quiera ayudarte

      Hay que luchar ,uno mismo ,está claro

      Pero yo ,que no tengo la familia a mi lado por no entender, mi situación ,de depresión y ansiedad .
      Cómo otras patologías , como la fibromialgia y cansancio , fatiga

      El médico de cabecera , es muy importante para la recuperación de la persona
      Dando amor cariño ,compañía y comprensión . Se ve las cosas de otra manera

      Ánimo a todos a que algunos , le ha pasado alguna vez ,con todas, vuestras fuerzas y sanéis

      Gracias , Alberto ,por todo lo que hace ,con las personas de salud mental , y sobre todo ,las ganas que tiene de mejorar el estado de las personas y luchar por ellas
      Gracias
      Saludos

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Maribel! Que bien explicas las funciones de los médicos a nivel humano, que importante la conexion para generar confianza y todo lo que ayuda esa confianza en el proceso. Un abrazo!

        Responder
    • Rafael González Quesada

      Que gran verdad y que gran médico eres. Gracias por todo lo que haces por los invisibles de la sociedad. Gracias 🫂

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Rafa! Juntos conseguiremos visibilizarlos. Un abrazo!

        Responder
  2. Nati Candela

    Alberto, has realizado una descripción fantástica del modelo integral del profesional que mira más allá de unos síntomas externos y ahonda en el interior de la persona y en su entorno para poder proporcionarle la mejor ayuda posible desde la escucha y el respeto.
    Y con ayuda de las almas de luz que integran ASAME , seguro que poco a poco, pasito a pasito se irán logrando pequeñas metas hasta alcanzar esos cambios tan necesarios en el ámbito de la Salud Mental.
    Mil gracias por tu buen hacer.

    Responder
    • Maria José garcia gonzalez

      Como siempre ,as dado el ese clavo tan grande !!!! y que nadie ha sabido describir cómo tú .La vida de las grandes ciudades ,es desoladora ,ya que nadie mira por nadie.La gente ni se saluda aunque sean del mismo portal!!!.Cómo siempre te digo que sigas así …Y nuestras vidas cambiarán para mejorar nuestr estado de Ánimo. GRACIAS POR TODO ALBERTO. UN ABRAZO

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias María José! Gracias por todo vuestro apoyo siempre. Un abrazo!

        Responder
      • M. Carmen

        El ritmo acelerado de nuestra sociedad ha hecho q perdamos ese sentimiento mezcla de dedicación y reconocimiento. A mí me encantaba cuando mi abuela me contaba «trozos» de la vida de hace años, entre ellos la figura del médico del pueblo. En Novelda era D. Rafael, de los pocos vecinos del pueblo q tenía coche, igual acudía a visitar a un paciente en pleno día, q en medio de la madrugada y siempre daba igual si hacía buen tiempo o un huracán. Eran tiempos de necesidad pero la gente era agradecida con la labor del médico, quien no podía pagar su servicio, era agradecido con lo q tenía en casa, huevo, una gallina, etc. Mi abuela mantuvo esa costumbre hasta el final de sus días, siempre intentaba dar algo de dinero con la muletilla «para un café » sobretodo si era un médico de urgencias, como nunca se lo aceptaban entonces ella les obligaba a aceptar huecos de sus gallinas q no conocían ni por foto el pienso o fruta de casa. HOY NO TENEMOS ESA FIGURA PERO TENEMOS A PERSONAS TAN DEDICADAS A SU PROFESION Q SON COMO NUESTRO MEDICO DEL PUEBLO, PARA MI SIEMPRE SERÁ ALBERTO. Si viviese mi abuela seguro q ya me hubiera obligado a llevarte huecos, albaricoques, manzanas, etc.

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias Mari Carmen! Que bonita dedicación y que precioso reconocimiento. Muchas veces, esa alianza ya era curativa. Un abrazo!

          Responder
        • Maribel Armero

          Estoy totalmente de acuerdo

          Responder
        • María Isabel Armero López

          Que buena realidad ,sí ,así era y no hace mucho
          Gracias por tu comentario ,me ha gustado mucho
          Saludos

          Responder
    • Rafael Marín Marín

      Hola Alberto! Sabes que te aprecio mucho, estuve de paciente tuyo y eres mí mejor médico aunque Ana es muy buena también, pero tiene mucho trabajo y las revisiones son más largas. Decirte que haber sí preparo una cita con tigo, porque no me encuentro también contigo aveces. Un fuerte abrazo deseándote lo mejor.

      Responder
      • Elisa donoso

        No sé cómo darte las gracias por todo lo que has hecho por nosotros. Eres un profesional excelente y ojalá hubieran más personas como tú ,con esa humildad que te caracteriza y la tranquilidad que nos trasmites .
        Yo quiero que sigas siendo mi médico de pueblo.

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias Eli! Que me veas como tu médico de pueblo me reconforta y es un orgullo para mi. Muy agradecido por tus palabras. Una abrazo!

          Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Rafa! Eres ejemplo de lucha por preservar tu salud. Eres una persona a la que admiro por todo lo que transmites. Gracias por ser como eres. Un abrazo!

        Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Nati! Estoy convencido de que paso a paso iremos consiguiendo poder cubrir las necesidades de las personas que están sufriendo por no posibilitárselas a día de hoy. Un abrazo!

      Responder
  3. Maria Jose Soler

    Maravillosa reflexión. Que importante es conocer a la persona para poder ayudarle, y para conocer hay que escuchar, acompañar, respetar.
    Gracias siempre Alberto!!!

    Responder
    • Clara Sevila

      Alberto, que bien lo has explicado. Era así, o acudían a tu casa. Gracias por ser humano, bondadoso, escuchas y La Paz que transmites, gracias por tantas veces estoy mal y tienes esa paciencia. Tú eres así tal cual lo has relatado. Gracias!!!!!!!

      Responder
      • Ana Torregrosa

        Alberto, si nada más que la mitad de psiquiatras fueran como tú, como se dice coloquialmente «otro gallo nos cantaría» . Prefieren seguir con un modelo que saben perfectamente que no funciona, aunque les aboque a la desmotivación y a la frustración. La gente se acomoda hasta en el lodo.¡Enhorabuena! ¡Y seguimos adelante!

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias Ana! Como bien dices, seguimos adelante en este precioso camino de lograr mejoras para las personas que presentan sufrimiento psicoemocional. Un abrazo!

          Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Clara! Te agradezco mucho tu confianza. Un abrazo!

        Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias María José! Tu bien lo sabes porque tu práctica diaria tiene esos fundamentos. Gracias por tu gran labor profesional y humana. Un abrazo!

      Responder
  4. Rosalia Ruiz Lopez

    Cuándo acudi por primera vez a su consulta estaba muy mal,había conocido a varios psiquiatras de la SS y privados de esos que cobran mucho y ayudan poco, pero cuándo acudi a usted enseguida supe que me curaría y me sentí arropada y comprendida y hoy qué ya pasó todo ese sufrimiento me vuelvo a sentir arropada por usted y por ese mágico grupo que ha creado.Gracias Dr

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Rosalia! Muy agradecido por tu confianza en mi y en este Proyecto y por todo lo que estás aportando al grupo. Un abrazo!

      Responder
  5. Paqui Martínez

    Gracias Alberto,a parte de ser un buen Psiquiatra,es una gran persona con un trato muy humano a sus pacientes, gracias por todo.🙏🙏

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Paqui! Agradezco mucho tus palabras y me alegra mucho haber podido ser de ayuda. Un abrazo!

      Responder
  6. Juan Carlos Valiente García

    Magnífica reflexión Doctor. Qué necesitada está la sociedad de personas como tú Alberto, con esa verdadera vocación y amor por su profesión y a las personas. Te estoy muy agradecido por la «vida» que nos está aportando este maravilloso proyecto que ha creado y que avanza ya a toda máquina.
    Un fuerte abrazo Alberto.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Juan Carlos! Tu sensibilidad y tu fortaleza son un valor para este, nuestro Proyecto. Un abrazo!

      Responder
      • José Tomás P. Sogorb

        Alberto, mientras leía me ha venido a la cabeza que una profesión que me hubiese gustado desempeñar es el de médico de pueblo.y
        Esta vocación frustrada me viene de mis lecturas y experiencias en la montaña, donde los residentes (ya muy ancianos) de pequeñas aldeas y cortijos situados en los lugares más inhóspitos.
        Los vecinos de estos pequeños núcleos recibían atención de estos médicos sin apenas medios, que en la mayoría de ocasiones debían hacerlo a pie o a lomos de una mula, pero que como bien relatas tenían todo lo que necesitaban; el conocimiento de la persona, de sus circunstancias, conocían ampliamente las historias familiares de todos y cada uno de sus pacientes y después de cada intervención establecían una conversación y compartían inquietudes.
        En esta relación el respeto era mutuo y la confianza la piedra angular.
        Por desgracia mi percepción es que esto se ha ido perdiendo, pero algo de eso podemos recuperar.
        Coincido plenamente contigo cuando destacas que este grupo te ha permitido conocer a las personas fuera del encuadre de la consulta.
        A mi me ocurre lo mismo, creo que en el fondo recibo más que doy, me permite una mirada más limpia y amplia del sufrimiento humano, fuera de los dogmas de criterios estadísticos y diagnósticos (necesarios pero insuficientes).
        Una vez más gracias por liderar un proyecto tan necesario en pos de la salud mental.

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias José! Compartir este espacio a nivel profesional pero sobre todo a nivel humano me genera mucha esperanza en poder conseguir cambios necesarios para que las personas con sufrimiento psíquico puedan tener mejor asistencia y mejor trato. Además de los que ya somos, ojalá más profesionales decidan incluirse en este pensar y en este sentir. Un abrazo!

          Responder
          • María Isabel Armero López

            Gracias Dr Alberto Gadea ,

  7. Maria Jesús

    Querido Alberto, cuando leo lo que escribes pienso que si no llevo tus gafas son muy parecidas , con las que miro la vida y en concreto a las personas que sufren psíquicamente.

    La llamada de atención que haces sobre las dinámicas que se están dando en los diferentes ámbitos del grupo son tal cual las describes y son un canto a la esperanza, al amor, al compañerismo, a la generosidad.. que a mi personalmente me nutren el alma , descubriendo al “ser humano bueno”,
    así que gracias por formar parte de esta red tan hermosa donde todos estamos motivados por cuestiones personales y porque admiramos al gestante de este embarazo.

    En cuanto al tema tan ansiado del etiquetaje que todos desean conocer, los que sufren la evaluación porque ya pueden identificarse con la información de Google y a los profesionales porque ya están respaldados por los protocolos… muy triste.

    En Educación ha sido muy difícil cambiar la mirada, yo me siento orgullosa de ante tantos informes que he hecho , jamás identificar a un alumno con una etiqueta, siempre evalué posibilidades y necesidades e hice propuestas de respuesta… he recibido regañinas pero no sucumbí.

    Ahora, en este tramo vital deseo ver el proceso de cambio en la Salud Mental que si se logra será extensivo al ámbito educativo porque la Sanidad siempre ha tenido poderío en los paradigmas.

    Aquí estamos contigo Alberto, identificados por la mirada y por la acción y sobre todo por la sensibilidad y el amor al Ser Humano.

    Gracias y ¡endavant!💜💚

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Maria Jesús! Para mi es un orgullo compartir espacio contigo. Se de tu lucha y de tu victoria. Tu victoria es la de todas las personas a las que, con tanta sensibilidad, has ayudado. Un abrazo!

      Responder
  8. ENRIQUE IVORRA DUARTE

    QUE SENSIBILIDAD¡¡¡ que bonito articulo MAESTRO¡ que bueno recordar las buenas praxis de cercania sin tanto lujo ni tanta abundancia que de poco sirve ya que cada vez hay mas individualismo, y cero empatia.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Quique! Eres único en tu labor, en la de lograr que el trabajador social haga honor al nombre de su profesión. Un orgullo estar juntos en este maravilloso Proyecto. Un abrazo!

      Responder
  9. Mónica

    Alberto que artículo más bonito.Mientras relataba la buena labor de los médicos rurales me he acordado de lo que me contaba mi padre. Como desinfectaban las agujas antiguamente.Los medios eran escasos pero su figura era muy respetada y querida entre los vecinos del pueblo .Era una relación más de tu a tú, más cercana . Se habla de la importancia de la humanización en sanidad para un buen abordaje pero muchas veces no se llega a hacer de manera correcta por distintas circunstancias. Las etiquetas en la sociedad hacen tanto daño, que muchas veces tenemos interiorizado el ponerle a todos inconsciente mente desde la infancia, lo que conlleva a la aparición del miedo, a la vergüenza, a sentirse infravalorado, complejos.
    Gracias Alberto por esta labor tan bonita, tan de corazón, junto al resto de personas que forman ASAME.
    Sé que va a traer un cambio positivo en la Salud Mental y una nueva visión de cómo tratar con personas con sufrimiento.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Monica! Seguro que contigo y las demás personas del grupo, y las que esperamos que se unan, podremos lograr un cambio en la vision de la Salud Mental. Lo conseguiremos. Un abrazo!

      Responder
  10. EVA

    Querido Alberto,
    ¡Qué orgullosa me siento de pertenecer a tu proyecto!
    Cada vez más cerca de que ASAME vea la luz
    Gracias por existir

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Eva! Una gran alegría que tu, con tu gran corazón y generosidad y el resto de personas incluidas en este grupo posibilitéis un sueño, en este caso mi sueño, hecho realidad. Muy agradecido por todo. Un abrazo!

      Responder
  11. Magno

    Exelente Alberto, Confio que lo de la Asociación ya este material lizada y en plena función de tan magnánimo proyecto. Me reportaré a mediados de Septiembre. Cordial saludo

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Magno! Agradezco mucho tu desinteresada ayuda. Un abrazo!

      Responder
  12. Sole

    Hola Alberto , me ha gustado mucho tu relato del médico del pueblo ya que yo soy de un pueblo pequeño de Toledo y me has transportado de nuevo a mi niñez. Era tal como lo describes , a mi cuando era muy pequeña ese médico que había en el pueblo me salvo la vida .
    Y me alegro mucho de haberte visitado y de involucrarme en ASAME.
    Ayer fui a mi primer GAM y estoy muy contenta por haber conocido a personas con empatía y grandes valores . De nuevo Gracias .
    Un saludo.

    Responder
    • Victoria Climent Sánchez

      Una descripción muy real,yo he conocido en mi infancia al médico de pueblo ,puesto q he vivido en un pequeño pueblo muchos años, los q no cambio por nada.Gracias Alberto por este relato

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Victoria! Gracias a ti por toda tu implicación. Un abrazo!

        Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Sole! Una gran alegría saber que ASAME puede ayudarte y seguro que tu también estás pudiendo ayudar a otras personas. Un abrazo!

      Responder
  13. Pilar

    Hola Alberto. No resido habitualmente en Alicante pero intuitivamente te elegí para una importantísima consulta sobre mi problema familiar con mi hija residente en Alicante.
    Me diste la conformidad que necesitaba escuchar de un profesional.
    Gracias por tu paciencia, tú poco apego al dinero y tu bondad.

    Qué maravilloso relato has hecho del sacrificado y querido médico de pueblo que con tan pocos medios hacía su medicina holística con sus vecinos pacientes. Como la gente confiaba en él y sabía de sus vidas, era capaz de curarles el cuerpo y el alma, en fin, ser el Sacerdote completo.

    La vida y la ciencia han cambiado muy deprisa, pero no obstante a tí y muchos especialistas como tú os veo en la entrega dedicación y sacrificio con los pacientes como aquellos médicos médicos de pueblo que han vuelto otra vez como Ángeles para seguir cuidando de sus semejantes.

    Quiero creer que es así, en todos los grupos que componen la sociedad hay gente nefasta y también el porcentaje suficiente de Ángeles que protegen el mundo para contrarrestar la maldad. Seguro que tú eres uno de ellos.
    Mi gratitud y admiración. Un abrazo.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Pilar! Que importante para mi haber podido ser de ayuda y que te pudieras sentir acogida . Seguiremos haciendo honor a la profesión, con dedicación, entrega y respeto por las personas a las que podamos ayudar. Un abrazo!

      Responder
  14. Lorena

    Qué reflexión tan bonita Alberto, estoy totalmente de acuerdo en lo importante que es conocer a las personas, dedicar el tiempo para poder entender de manera holística e integral y no quedarnos únicamente en «las etiquetas». Sin este conocimiento es muy difícil poder ayudarles como se merecen. Gracia por compartirlo!

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Lorena! Muchas gracias por ser una psiquiatra excepcional conservando tus valores y tu ética profesional como el primer día. Muchas gracias por ser una gran persona y una gran compañera. Muchas gracias Lorena por ser como eres, por ser tú. Un abrazo!

      Responder
  15. Jose Antonio Martín

    Me gustaría aportar mi opinión resaltando la importancia de un trato humano en la atención médica, a pesar de los avances tecnológicos. Como paciente, valoro el mínimo de tacto y empatía en la asistencia médica, evitando prejuicios y juicios anticipados. La figura del médico rural, cercano y empático, debería servir como modelo. Sería ideal incorporar en la formación médica asignaturas centradas en inteligencia emocional, ética, empatía y habilidades humanas, asegurando que los futuros médicos estén realmente capacitados para ejercer con vocación y humanidad, valores ejemplificados por el Dr. Gadea.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias José Antonio! Servir a los demás en la maravillosa profesión sanitaria. Servir de ayuda, estar para lo que se necesite, tender esa mano amiga alejada de los protocolos fríos y distantes. Cuanta razón tienes! Un abrazo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Sincericida

Sincericida

A la primera persona que escuché el término “sincericida” fue a la Psicóloga Laura Rojas-Marcos. Este término no existe en el diccionario de la lengua y Rojas-Marcos lo define de...

leer más
Soledad

Soledad

Siempre he sido, lo que suele llamarse, un Alma Vieja, o como decía mi yaya, una vieja en el cuerpo de una niña, y eso amigos míos, cuando eres muy pequeña es un poco confuso,...

leer más
Miedo

Miedo

Recuerdo perfectamente el día exacto en que todo comenzó. Yo era muy jovencita y hasta ese momento nunca noté nada raro a nivel mental que me hiciese sentir mal. Pero ese día,...

leer más

Contacto

contacto

Teléfono

+34 616 852 402

WhatsApp

+34 616 852 402

Email

info@psiquiatraalbertogadea.es

Dirección

Avenida General Marvá, 33, 1º A
03005 – Alicante