La Reforma inacabada

Más allá de …

Si nos preguntamos sobre si hay que hablar del suicidio la respuesta en mi opinión es un rotundo si. 

Es cierto que la manera de tratar la información en los medios es fundamental. Respecto a este tema hay evidencias en la relación entre el tratamiento inadecuado de la información sobre el suicidio y el posible incremento del mismo. En concreto, las noticias que idealizan los suicidios y las que implican a personas famosas se relacionan especialmente con conductas imitativas (denominado suicidio por contagio o efecto Werther). El efecto Werther toma su nombre de la novela Las penas del joven Werther (Goethe, publicada en 1774). En la novela, el protagonista sufre por amor hasta tal punto que acaba por quitarse la vida. Fue una novela muy popular entre los jóvenes de la época, muchos de ellos llegaron incluso a suicidarse de formas que parecían imitar la del protagonista.

Por el contrario, la forma y el contenido de las noticias sobre suicidio también puede ejercer un efecto preventivo, conocido como efecto Papageno. El “efecto Papageno” debe su nombre a un personaje de “La flauta mágica” de Mozart. Su suicidio planificado lo evitan tres espíritus infantiles que le recuerdan las alternativas a la muerte.

Debido a esta compleja interacción, diferentes países han elaborado directrices para los medios de comunicación sobre cómo deben enfocar las noticias sobre suicidios.

Pero más allá …

Más allá de como decirlo, que es muy importante, hay que decirlo, hay que hablarlo. De lo contrario, seguirá siendo un tema tabú, seguirá siendo estigmatizado, seguirá generando miedo y vergüenza poder hablar sobre ello, seguirá siendo juzgado y por tanto seguirá ocultándose.

En esta sociedad hedonista y autocomplaciente, en la era de la tecnología y de las redes sociales, parece que lo importante es mostrar buena cara, el mejor selfie, la mejor versión.

Y tal vez algunos piensen que no hay ni tiempo ni ganas para las penas, para las tristezas, para las ideas autolesivas, para el sufrimiento, para el dolor psíquico.

Y cuando, si por un “error” empieza a aparecer esa versión menos edulcorada tenemos la solución: una pastilla “curativa”, “milagrosa”, la pastilla de “curar el sufrimiento”.

Pero necesitamos poder hablar del sufrimiento, del nuestro y del de los demás. Necesitamos modificar el relato y la mirada.

Y para poder hablar de dichas emociones, … se necesita también diseñar desde las aulas escolares hasta la sociedad entera un cambio de visión, una visión donde tengan cabida tanto las emociones positivas como las negativas, … y se pueda hablar de ellas y se puedan compartir y sentir acompañamiento, apoyo y alivio al hacerlo. No sentir que tenemos que ocultarlas, que puede ser vergonzante, que están acompañadas del maldito estigma.

Por todo ello, junto con una mayor dotación de los recursos en Salud Mental a nivel clínico, también hace falta generar recursos a nivel emocional con carácter preventivo, poder hablar de ello para evitar que se cronifique y nos produzca cada vez más dolor.

Y para ello hace falta que las instituciones favorezcan, desde una mirada más comprensiva, más humanizada y más empática, la visibilización y la sensibilización sobre este tema, sobre este urgente tema.

Si se consigue, el dolor será compartido, el sufrimiento será menor y muy probablemente entre todos consigamos disminuir el número de suicidios.

Ojalá se pueda llevar a cabo.

 

Publicado el 10 de septiembre de 2023

 

 

24 Comentarios

  1. Maria jose Sanchez Blanco

    Dr Gadea, Alberto… qué bien explicado, qué razón llevas, es un tema que aún por vergüenza no se habla no se cuenta y es tan importante poder saber qué le pasa a alguien para ayudar pero….. todavía es un asunto que en muchos casos quieren evitar y cómo muy bien has mencionado, los jóvenes quieren dar su «mejor» cara o versión llámalo como quieras pero aún es más difícil saber qué les pasa, en fin poco a poco se llegará a éstos objetivos, cómo siempre Alberto un buen artículo. Gracias por todo. Saludos

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Maria José! Es increible que no se le quiera prestar atención y dedicación a este asunto tan delicado y tan grave. Muchos temas se abordan y muchos temas importantes pero este tema no debe ser de segunda fila. Deberia protagonizar todos los esfuerzos por parte de los dirigentes. Otra vez más … la olvidada salud mental. Un abrazo!

      Responder
  2. Francisco

    La mente a veces es muy complicada los que hemos pasado depresiones o crisis de ansiedad cuando nos viene la muerte o enfermedad grave de un familiar somos más vulnerables nos cuesta más llevarlo incluso cuando tenemos alguna decepción fuerte y más si es familiar pero hay que conseguir poder con ello y ser positivo.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Francisco! Tu testimonio aporta luz a este tema que habitualmente se gestiona con poca claridad. Estos testimonios deben ayudar a modificar la visión que hasta ahora prevalece. Un abrazo!

      Responder
  3. María José García Gonzalez

    La verdad es que siempre fue un tema tabú. PERO BIEN EXPLICADO!!!! El tema cambia mucho.La gente no queremos sacar el tema por lo doloroso….Aunque esta ahí , es bueno también ,saber tratarlo!!!.Gracias Alberto por esa explicación tan buena.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias María José! Aunque es un tema doloroso es necesario poder hablarlo para que con el tiempo duela un poco menos. Un abrazo!

      Responder
    • Juana

      Dr.Gadea, que bien explicado esta todo en los artículos que escribe.
      Como bien dice la mente es tan complicada en las personas con depresión que los familiares nos vemos muchas veces incapaces de entenderles.
      Hablo de mi propia experiencia.
      No obstante en mi caso nunca lo he evitado porque pienso que es la única forma de tener ayuda. Nosotros la tuvimos.
      Aunque parece que se va abriendo camino en esta enfermedad, todabia queda mucho por recorrer.
      Muchisimas gracias y un fuerte abrazo

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Muchas gracias Juani! Siempre has demostrado tu enorme disposición, constancia y coraje para que tu familiar mejorase. A poco que queramos ver, los profesionales podemos aprender mucho de vosotro/as, lo/as familiares, y nunca debemos dejarnos por el camino la humanidad, la humildad y la vocación de servicio. Un abrazo!

        Responder
  4. Jose Antonio Martín Moratón

    Muchas gracias Dr. Gadea, por abordar todos los temas que a muchos nos ha tocado vivir abiertamente, pero es que este tema tabú todavía, me ha tocado de cerca, y además en primara persona.
    Tan solo me gustaría dejar unas reflexiones desde el «Abismo del Sufrimiento Emocional que he Vivido», intentando no alargarme mucho.
    A lo largo de mis casi 46 años, he enfrentado innumerables desafíos y penurias que me han llevado a cuestionar el valor y el propósito de la vida, en concreto de mi vida. De hecho si hubiera sabido el calvario que me esperaba, hubiera rogado y suplicando mil veces por no nacer, …no quiero hacerme la víctima ni mucho menos, tan solo contar y expresar la realidad de mis experiencias en primera persona.
    A menudo, he pensado que preferiría no tener extremidades si eso significara tener una buena salud mental.
    He tenido varios intentos de suicidio, entre ellos desde una sobredosis de pastillas hasta cortarme las venas. Aunque algunos podrían pensar que fue un grito de atención, para mí, era una señal de rendición total, un deseo de encontrar alivio al sufrimiento insoportable e indescriptible que se puede llegar a tener, hasta el punto de querer poner fin a tu vida.
    El peor momento es cuando sabes que necesitas ponerle fin, pero te enfrentas a la agonizante decisión de cómo hacerlo, buscando desesperadamente una forma rápida e indolora.
    A pesar de todo, una frase siempre resuena en mi mente: «Todo tiene solución menos la muerte», sin embargo, a veces me pregunto si la muerte podría ser, en ciertas circunstancias, una solución, especialmente cuando se trata de la eutanasia y el derecho a una muerte digna.

    El sistema de salud mental en España, aunque cuenta con profesionales dedicados, a menudo se siente inaccesible. Las citas son infrecuentes, y la falta de comprensión y apoyo puede ser desoladora. Sin embargo, he encontrado consuelo en lugares inesperados, como las conversaciones en línea aprovechando el auge de la Inteligencia Artificial, que me han ofrecido un espacio seguro para expresarme y buscar información, y sabiendo que esta siendo de gran ayuda en el sector de la sanidad, y que es una realidad, y es que esta «herramienta», estoy convencidisimo, de que va a facilitar el trabajo en muchos aspectos a los profesionales de la salud, quizá aún más a los que trabajan y dedican su vida, en ocasiones con vocación, involucrandose más allá de hasta donde les corresponderia, y no hace falta mencionar a nadie, porque todos o la mayoria, tenemos a este prototipo de psiquiatra en mente.

    Concluiré diciendo que compartir estas experiencias no es un intento de glorificar el sufrimiento o hacer apología del suicidio, sino más bien una llamada a la comprensión y la empatía. Es esencial que la sociedad reconozca la importancia de hablar sobre estos temas y ofrezca el apoyo y los recursos necesarios para aquellos en necesidad.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias José Antonio! Tu valentía, tu claridad expositiva y tu enfoque son dignos de elogio. Hablas de realizar una llamada a la comprensión y a la empatía, y también de lo esencial que es que la sociedad reconozca la importancia de hablar sobre estos temas y ofrezca el apoyo y los recursos necesarios. Me consta tu comprensión, tu empatía y tu altruismo intentando siempre ayudar a los demás. Un abrazo!

      Responder
  5. Maria Jose Fuster

    Es cierto, como sociedad hemos de tomar conciencia de que el suicidio se puede prevenir, con distintas herramientas y diferentes poblaciones diana. Es un problema de salud pública y no puede ser algo vinculado a prejuicios, que no se hable. Se debe verbalizar y hablarlo sin estigma y con respecto y sensibilidad. En este sentido, quiero dar las gracias a Jose Antonio Martín por su testimonio. Es tan cierto que se puede y deben prevenir los suicidios, como dar alternativas para una muerte digna si finalmente no se quiere continuar viviendo en condiciones indignas de vida. Como dijo Séneca «Morir mas pronto o mas tarde no tiene importancia; lo que si la tiene es morir bien o mal, y es ciertamente morir bien huir del peligro de vivir mal» Hay estudios que muestran, que si sabes los recursos que tienes para morir dignamente, luchas más porque tienes esa opción. Y también es cierto que las muertes por suicidio están llenas de sufrimiento.
    La luz emerge tras la oscuridad fundamentalmente por compartir, tener apoyos de amigos y de profesionales con altura de miras. Ojalá todos logremos una mejor salud mental y haya menos suicidios. Gracias por tu altura de miras Alberto

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias María José! Tu conocimiento extenso en este tema y tu forma de abordarlo me ayuda a continuar abordando los temas que algunos se empeñan en transformar en espinosos en el campo de la Salud Mental. En esta sociedad que algunos presumen de avanzada si no se puede hablar de la muerte, de la desesperación, del sufrimiento psíquico y de la huella imborrable en los supervivientes del suicidio, tampoco se podrá hablar de sociedad avanzada. Hace falta menos propaganda, menos virulencia expositiva, menos «salir en la foto» y más comprometerse con unas personas que se sienten abandonadas porque realmente se cerraron los manicomios pero no se ahondó en una reforma psiquiátrica necesaria. Es una lástima que las personas con sufrimiento psíquico, también para algunos, sean considerados ciudadanos de segunda. Y es una pena que la Salud Mental continúe siendo la hermana pobre de la sanidad. Agraciadamente, contando con personas como tú no se pierde la esperanza de que podamos transformar algún día esta calamitosa situación. Un abrazo!

      Responder
      • Rafael Marín Marín

        Hola Alberto!! Llevas toda la razón del mundo, jo entiendo a la gente que se suicida porque jo tuve un intento de suicidio, me tomé 2ó3 cajas de pastillas antidepresivos y ansiolíticos conbinados.
        Los años que hace no lo sé exactamente pero más de 14años.Mi madre me encontró sin vida al día siguiente de la toma de las pastillas ingeridas.
        Cómo te puedes imaginar Alberto el susto de mí madre, llamaron una ambulancia y me llevaron de urgencia a la Vila, estuve 4 días en la UCI y me salvaron la vida.
        En el 2000 me empezó a tratar el Dr. Vicente Elvira, por cierto excelente especialista, después me dejó contigo y hasta ahora que tú Alberto me has estabilizado de la depresión mayor y de bipolar.Jo me siento ahora una persona muy previligiada de tenerte como el mejor medico de mi vida, y cada segundo te doy las gracias.Y encima que jo este vivo me parece un milagro, ya no solamente de la salud mental sino de más enfermedades graves que tengo y me las habéis de estabilizado muchos médicos de Villajoyosa, neurólogos , operación de tiroides, cataratas, emorroides, ernia inginal,me falta la espalda que me tienen que infiltrar, y entonces voy a ser muy feliz 😂 después de tanto sufrimiento y la gente que no tiene que rendirse jamas siempre que luchen , que pidan ayuda.
        Y Alberto cómo bien dices los gobiernos y gente con dinero que ayuden a las enfermedades mentales, poniendo más especialistas , más información y más dinero.Y tendríamos que hacer una manifestación, para que esto cambie, que sin salud mental no hay vida y es lo más importante del cuerpo.
        Alberto hacen falta más profesionales como tú, con vocación de curar y no como otros que van a por el dinero, y tengo que decir de unos médicos como la clínica de López Ibor de Madrid jo de joven me sacaron millones de pesetas, y toda vía están sacando mucho dinero a mucha gente, cuando no deberían porque van a por el dinero de las personas no a curar, porque cogieron la fama del padre que fue catedrático y la gente siempre decían que eran los mejores, sí los mejores para ganar dinero , te curen o no ellos tienen igual, pues Alberto por favor déjame que desde aquí denuncie a estos señores por llamarlos de alguna manera que no se lo merecen.Y la gente que vea mis palabras que también corran la voz para que esta gente dejen su profesión y devuelvan el dinero robado y se dediquen a otra cosa.
        Porque entre todos tenemos que denunciar y quitar la corrupción.
        Porque no tuvieron bastante con estafarme, que también me hicieron perder muchos años de mí vida de Polop a Madrid una perdida de tiempo.

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Muchas gracias Rafa! Sólo hay que leerte para hacerse una idea por lo que has pasado, lo que has sufrido y lo que has luchado por intentar mejorar y encontrarte bien. Para mi eres un referente, una luz, una estrella donde poder mirar otras personas para tener esperanza de mejoría en su camino. Te estoy muy agradecido por tu valentía y tu transparencia. Y por supuesto, en este espacio puedes decir lo que tú quieras. Un abrazo!

          Responder
  6. Félix

    En general vivimos momentos duros en cada ciclo vital, sobre todo aquellos inesperados, pero lo cierto es que si socialmente nos sentimos acompañados las ideas negativas que nos pasan por la cabeza pueden llegar a ser mucho más llevaderas e incluso a querer seguir luchando por aquello que queremos y sobre todo por lo que no queremos. Gracias Alberto

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Félix! Una sabia reflexión. La importancia de poder contar con los demás para poder ahondar el camino que en ocasiones se torna complicado ya que de esta forma las dificultades son más llevaderas y todo tiene más sentido. Un abrazo!

      Responder
  7. Cristina Iriarte

    Hola, Buenas noches .Como superviviente del suicidio de mi madre ,y después de aprender muchísimo acerca de èl después de este hecho tan trágico ,estoy convencidísima de que si se puede prevenir ,hay que hablarlo claramente .Yo no sabía el sufrimiento tan enorme que ella tenía y aunque dio señales claras ,nunca pensé que lo fuera a hacer .Incluso poniéndome en su lugar ,he llegado a entenderla ,después de un tiempo ,y con ayuda de Alberto ,medicación y demás ..Es vital que los políticos trabajen porque haya un plan de prevención del suicidio ,y con urgencia !!No se puede tolerar que cada año haya más suicidios en nuestro país .Hay personas que viven un sufrimiento tan atroz que no ven otra salida, y a los que la vida rompe tanto por dentro que no ven otra manera para poner fin a ese sufrimiento .Es tan importante atender la ideación suicida como un infarto ,y ojalá nuestros políticos se lleguen a dar cuenta de ésto.Es intolerable que se siga de brazos cruzados.Mi madre no era un número más ,era mi madre. .Gracias a Alberto que me ha ayudado tanto estos 2 años que llevo con èl y por tu implicación, siempre .Un abrazo muy
    grande de un 💔 pero que poco a poco va sanando .Gracias siempre 🫂.

    Responder
  8. Alberto Gadea Soler

    Muchas gracias Cristina! Me parece impactante la frase: «no era un número más, era mi madre». Gracias por recordarla. En esta sociedad vertiginosa, que funciona a la velocidad de internet y donde cada vez más la noticia cambia constantemente, debemos poder parar y pensar que ciertamente no somos números, somos personas. Y debemos ser tratados como personas, con todo nuestro potencial humano. Un abrazo!

    Responder
  9. MADRE DE UN PACIENTE PERJUDICADO POR EL SISTEMA

    Muchas gracias Dr. Gadea, yo me quedo con esto:

    Pero necesitamos poder hablar del sufrimiento, del nuestro y del de los demás. Necesitamos modificar el relato y la mirada.

    Y para poder hablar de dichas emociones, … se necesita también diseñar desde las aulas escolares hasta la sociedad entera un cambio de visión, una visión donde tengan cabida tanto las emociones positivas como las negativas, … y se pueda hablar de ellas y se puedan compartir y sentir acompañamiento, apoyo y alivio al hacerlo. No sentir que tenemos que ocultarlas, que puede ser vergonzante, que están acompañadas del maldito estigma.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias madre y cuidadora! Tu coraje y lucha son dignos de admiración. Por encima de todos, y más en este período de estancamiento en Salud Mental, los familiares sois los verdaderos artífices de la ayuda a las personas con sufrimiento psíquíco. Vosotro/as si merecéis un monumento por vuestra entrega y por vuestro amor. Un abrazo!

      Responder
  10. Victoria Climent Sánchez

    Muy bien definido,la mente en algún momento es como el aire q va a toda velocidad,rompiendo todos los esquemas ,llegando a estallar , ese punto es tan peligroso.Una vez más la sociedad no se da cuenta el puesto tan alto q tiene el suicidio en España . Gracias por hacer ver una vez más la cruel realidad,para intentar conseguir soluciones y consciencia d la gravedad.Un abrazo .

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Victoria! Como bien dices el elevado número de suicidios que se producen debe alertarnos como sociedad y plantearnos nuevos caminos más humanizados. Y los políticos deben favorecer campañas de visibilización y sensibilización para crecer como sociedad y poder ayudar a las personas que se encuentran en situaciones límite. Un abrazo!

      Responder
  11. José Luis

    Gracias al Dr. Gadea por tan buena explicación sobre el suicidio.
    Es necesaria esta actitud, tan humana y profesional a la vez, para poder evitar tanto dolor.
    Porque, antes de que se lleve a término cualquiera de estas fatales decisiones, la persona ha estado sufriendo enormemente.
    Y, en muchos casos, quizá sin encontrar a nadie a quien hablar y de quien escuchar alguna palabra de aliento.
    El dolor interior que les lleva a este final debe ser inmenso.
    Atenderles y no olvidarles es un objetivo que debemos ponernos como sociedad.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Jose! Tienes toda la razón. Con el intenso malestar emocional que debe sentir una persona con estos pensamientos, si como sociedad le incitamos a callarse y agravar el intenso sufrimiento existente el desenlace puede ser fatal. Necesitamos lograr construir una sociedad de ayuda, comprensión y acompañamiento. Y las autoridades tienen mucha responsabilidad para poder lograrlo. Esperemos decidan asumir esa responsabilidad y no mirar para otro lado. Un abrazo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¡Que 30 años es mucho!

¡Que 30 años es mucho!

Hace prácticamente 30 años que inicié este apasionante reto de la Salud Mental.   En estos 30 años de profesión he tenido la inmensa fortuna de poder ayudar a muchas...

leer más
Dia Mundial de la Salud Mental

Dia Mundial de la Salud Mental

El día 10 de octubre de 2022 se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Se define celebración como “la fiesta o acto solemne con el que se conmemora un acontecimiento”....

leer más
¡Gracias Marco Cavallo!

¡Gracias Marco Cavallo!

Nos situamos en Italia, en el asilo-manicomio de Trieste, siendo director el Dr. Franco Basaglia. Todo empezó cuando los pacientes del asilo escribieron una carta al Presidente...

leer más
¿Qué necesita el paciente?

¿Qué necesita el paciente?

Muchas veces bajo el lema “todo para el pueblo” se esconde la letra pequeña … “pero sin el pueblo”. En nuestro trabajo debemos evitar cometer el mismo engaño: “todo para el...

leer más
Luchando por los derechos

Luchando por los derechos

¡Por los Derechos!   Muchas personas han luchado por los Derechos de las personas afectadas por un trastorno mental. Dos personas decidieron caminos distintos en su...

leer más
La Reforma inacabada

La Reforma inacabada

Hace unos 30 años comenzaron a cerrarse en España los manicomios en la llamada Reforma Psiquiátrica. Paralelamente se comenzaron a tratar a los llamados enfermos mentales en los...

leer más

Contacto

contacto

Teléfono

+34 616 852 402

WhatsApp

+34 616 852 402

Email

info@psiquiatraalbertogadea.es

Dirección

Avenida General Marvá, 33, 1º A
03005 – Alicante

Dirección

Ed. Joymar

C/ Marte 1 Oficina 3C,
03501 – Benidorm