La Reforma inacabada

¿La Voz de los Protagonistas?

En el podcast titulado: “De internos a …¿ciudadanos?” se revisa a través de la historia quien define las necesidades de las personas que tienen problemas de salud mental:

  • En el asilo-manicomio, durante los siglos XVIII, XIX y las primeras décadas del XX, no había personal especializado. Las necesidades eran definidas por la institución y eran muy básicas: techo, comida y ropa. Se les llamaba internos.
  • En las décadas de los años 40 y 50 se logra modernizar los manicomios, se convierten en sitios más confortables y se transforman en hospitales. Aparecen los primeros psicofármacos, los primeros antipsicóticos y posteriormente los primeros antidepresivos. Ya se dispone de personal especializado. Las necesidades las definían los profesionales: las básicas y las clínicas. Pasaron de llamarse internos a pacientes.
  • En los años 60 se inicia la desinstitucionalización. Se inicia el abordaje desde el entorno comunitario. Las necesidades de estas personas son mucho más complejas: necesidades de trabajo, de relación social, familiares, de ocio, además de las clínicas. Las definieron no solo los profesionales si no también lo que ahora se denominaría usuarios.
  • Y actualmente se pretende implantar el modelo de empoderamiento o de integración comunitaria. Las necesidades de estas personas son definidas fundamentalmente por ellos: se unen las necesidades anteriores y las existenciales, de afecto, de espiritualidad, de trascendencia, de cariño, de ternura. Ahora se llaman ciudadanos.

 

En ese primer podcast nos preguntamos si actualmente las personas con problemas de salud mental realmente son ciudadanos, ciudadanos de primera a la vista de la sociedad. Nos preguntamos si en realidad actualmente se pretende alejar el modelo paternalista para implantar el modelo de emancipación o de integración comunitaria y si las necesidades de estas personas son definidas fundamentalmente por ellas, porque en ese caso deberían tener voz en todo este proceso.

Y nos preguntamos si realmente tienen voz o si por el contrario tienen que permanecer calladas, atrincheradas, escondidas, en una posición que poco o nada tiene que ver con la emancipación, con una sociedad que los integre, con ser protagonistas de su proyecto de vida. Porque los términos son fáciles de utilizar, pueden utilizarse con finalidad propagandística, con el discurso socialmente aceptado, … pero necesitamos saber si es viable este posicionamiento o si es un engaño, una falacia, una propuesta antagónica con la realidad diaria.

La sociedad necesita que se le pueda explicar, necesita poder aprender porque de lo contrario se favorecen miedos, actitudes y prejuicios favorecedores de actitudes estigmatizantes y excluyentes respecto a las personas con problemas de salud mental. Y al respecto son fundamentalmente 4 los colectivos que pueden favorecer ese aprendizaje, esa sensibilización, esa normalización de todo lo referente a la salud mental y a la enfermedad mental:

  • Los políticos pueden realizar campañas anti-estigma encaminadas a los profesionales sanitarios y a la población en general, campañas centradas en educación en colegios e institutos donde desde niños deben poder normalizar y abordar los temas relacionados con las enfermedades mentales con naturalidad, sin toda la carga negativa que lleva aparejada en la sociedad actual.
  • Los profesionales podemos intentar favorecer la visibilización y sensibilización de los problemas mentales con nuestra visión y nuestra experiencia.
  • Los medios de comunicación pueden modificar el imaginario colectivo desde una visión sesgada por noticias sensacionalistas a una visión realista y humanizada.
  • Pero nada puede ser tan efectivo como que una persona lo relate, relate su proceso en primera persona, relate lo que necesita de la sociedad y lo que puede aportar a la sociedad, lo que necesita de las otras personas y lo que puede aportarles, que lo relate. Nada puede generar tanto impacto emocional como ese relato y poco a poco puede ser transformador, puede favorecer la verdadera integración de las personas afectadas por procesos mentales en la sociedad. Una sociedad que con su testimonio aprenderá a perder miedos y prejuicios respecto a ellos. Porque la teoría puede ayudar pero ver en persona a alguien que pierde miedos y que decide mostrarse es muy terapéutico para él y para una sociedad que necesita crecer y avanzar con este tema.

 

 

El aforismo Primum non nocere (“Primero no hacer daño”) tan utilizado en Medicina y atribuido a Hipócrates, siempre tiene vital importancia y en este caso por supuesto también. Todos sabemos que mostrar alguien su problema de salud mental puede generar una visión negativa en los demás. Por tanto tienen que ser las personas afectadas y las familias, siempre con el beneplácito de la persona afectada, las que decidan si contar su historia personal para favorecer los avances, para favorecer matar el maldito estigma, o si prefieren no exponerse, lo que por supuesto merece todo el respeto y consideración.

Y por tanto debemos pensar si las personas con problemas de salud mental están preparadas para explicar a su entorno y a la sociedad lo que les ocurre, si están preparadas para no atrincherarse, para hacerse ver, para que se les escuche, para ser pedagógicos. Ni a la persona afectada por problemas de salud mental ni a su familia debe dañarles esta exposición, esta valentía, este “paso adelante”, esta mirada hacia el futuro, y por tanto de llevarlo a cabo deben estar mentalizados de no influirles el resultado en negativo. La fortaleza de las convicciones y de la visión. La fortaleza del Ser.

Recuerdo el artículo titulado: “¡Por los Derechos!”, donde Clifford Beers y Judi Chamberlin, dos activistas que recorrieron caminos distintos pero con un fin común: la lucha porque se respeten los Derechos de las personas afectadas por problemas de salud mental. En ambos casos han logrado que muchas Asociaciones y Movimientos mantengan sus posturas y sean cada vez más numerosos. No es fácil ser como ellos, todavía vivimos momentos de incomprensión y de intolerancia en los que mostrarse puede tener consecuencias negativas. Pienso que fundamentalmente es el desconocimiento que genera miedo y esa manera de actuar, excluyente y amurallada.

 

 

Nuestros predecesores pudieron romper los muros, los muros del manicomio. A nosotros nos corresponde ayudar a romper los otros muros, los muros invisibles del desconocimiento, del miedo, de los prejuicios y de la exclusión social. En definitiva, de un estigma que ya debe poder extinguirse para favorecer la integración real, y no la del papel que luego no se lleva a cabo.

Si os apetece podéis anotar en los comentarios si pensáis que es momento de dar ese paso, de mostraros, de haceros ver, de enseñarle a la sociedad quienes sois, vuestra valía, vuestro potencial humano, vuestra capacidad, vuestro ser, vuestra alma. O si por el contrario consideráis que todavía el estigma favorece la ocultación de las personas con problemas de salud mental y de sus familias.

Si es momento de mostrarse el segundo podcast puede titularse: «La Voz de los Protagonistas», donde se realicen entrevistas a ciudadanos (en este tiempo y en este espacio ciudadanos de primera siempre) con problemas de salud mental y a sus familiares, donde relaten en primera persona su experiencia y lo que consideren aportar. Si aún no es el momento de mostrarse podéis anotar en los comentarios lo que consideréis de forma anónima, siempre con respeto pero también mostrando la necesidad de cambios, de mejoras, de proceder de una forma más integradora.

Llevo 30 años trabajando en Salud Mental. Necesitamos cambios. Hemos mejorado los tratamientos pero de poco sirve si no mejoramos también la visión social sobre la salud mental, la visión encaminada a la integración de las personas afectadas, de la ruptura de barreras tanto arquitectónicas como invisibles. Necesitamos esa bien llamada emancipación, esa verdadera integración comunitaria tanto social como laboral.

Está en el cambio de mirada de todos poder conseguirlo. La mirada respetuosa, la mirada integradora, la mirada interior, la mirada en paz.

Publicado el 8 de diciembre de 2022

Autor del texto: Alberto Gadea Soler
Autora de la portada: Susana Berrocal Montes

93 Comentarios

  1. Susana

    Sí, es el momento de expresar abiertamente este tema. Sobretodo de lo abandonados que estamos con un sistema de salud anticuado e ineficaz, que pone parches y no resuelve el problema. Yo digo que sí, la voz de las personas con problemas de salud mental debe ser escuchada!

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Susana! Que alegria leerte. Y como siempre con grandes verdades: sistema que necesita muchas mejoras tanto en la asistencia a las personas como en las medidas encaminadas a vencer de una vez el maldito estigma. Muchas gracias y un abrazo.

      Responder
    • Carmen Flores

      Alberto,como siempre dando en el clavo,la tristeza es que los que pueden no parecen querer hacer nada y tan equivocados creer que estamos exentos de que podemos controlar nuestro cerebro algo.tak falso como que hacen lo que pueden, somos unos individuos incontrolables,en nuestra propia persona.El cerebro ese desconocido que solo con investigación y medios podremos alguna vez conocer .Pobre de aquel que crea que es diferente.felicidades como siempre querido Alberto.

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Hola Carmen! Y muchas gracias por tu valiosa aportación. Nadie estamos exentos de cambiar en un segundo nuestra vida, nadie. Y empatizar con el sufrimiento ajeno debe ser clave en una sociedad que merezca llamarse asi. Y los dirigentes deben estar a la altura. La que la sociedad merece. Un fuerte abrazo.

        Responder
    • Nati

      Desde hace algunos años se habla de «sociedad inclusiva» en todos los ámbitos, pero queda mucho camino por recorrer hasta conseguirlo. Es un camino duro con mucha carga emocional.
      Soy optimista y espero que con el paso del tiempo ya no se tenga que hablar de ello con el término «inclusión »
      Poco a poco se le va dando más visibilidad a todo aquello que se sale de la «normalidad (¿normalidad?), pero todavía existen muchos prejuicios (instaurados desde hace mucho tiempo) y mucho miedo a lo desconocido.
      Como dice el dr Gadea en su podcats, para que la sociedad sea conocedora (y por tanto pueda entender) de la enfermedad mental (durante mucho tiempo estigmatizada) se necesitan:
      – Una educación inclusiva en las escuelas dónde se aborden las enfermedades mentales con naturalidad.
      – Campañas antiestigmas realizadas por los políticos.
      – Cambio en la forma de abordar el tema por los medios de comunicación dando una visión más realista y humanizada.
      – Aporte de los especialistas para sensibilizar y dar a conocer su experiencia.
      – Testimonios de las personas afectadas por la enfermedad y de los familiares.
      Pienso que poco a poco debemos intentar romper esos muros invisibles del desconocimiento, del miedo, de los prejuicios y de la exclusión social, pero para ello necesitamos de profesionales que, como el dr Gadea, nos brindan su guía y apoyo incondicional.
      Mil gracias por todo.

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Hola Nati! Como muy bien dices: ¿inclusiva?, ¿normalizada?, ¿quiénes tienen la potestad para decir a quien hay que incluir y por qué? Todos podemos enseñar y todo podemos aprender. He aprendido mucho de las personas a las que he intentado ayudar y también he aprendido mucho de sus familiares. Convivir juntos es el camino para poder construir una sociedad donde todos podemos ser cada vez más humanos, más personas, más libres. Un abrazo.

        Responder
        • SONIA MERO

          El Dr. Alberto Gadea explica que «la gente que va al psiquiatra es vista por algunos como personas que padecen demencia o locura. La figura del psiquiatra sigue estando algo estigmatizada. Pero esto es incorrecto, la gente que requiere los servicios del psiquiatra son aquellos que necesitan ayuda para modificar los pensamientos, conductas y emociones, no solo para tratar enfermedades o prescribir fármacos.»

          Responder
          • Alberto Gadea Soler

            Hola Sonia! Me alegra mucho tu comentario. Atrás debemos dejar definitivamente el oscurantismo asociado a los muros de los manicomios y debemos entender que todos necesitamos mejorar nuestra salud mental. Fuera estigmas. Unidos e inclusivos por la Salud Mental. Un abrazo!

  2. Oscar Augusto Ugarte Espinoza

    Es cierto que cada persona es un mundo y sus problemas pueden ser diferentes a los de los demás, pero es necesario la vista de un profesional para poder mejorar, somos ciudadanos con todo el derecho a ser escuchados y deberían haber más profesionales para esto.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Oscar! A dia de hoy hay muchas personas con sufrimiento emocional y desde luego se precisa aumentar la dotación presupuestaria para poder ofertar una asistencia de calidad. Muchas gracias por tu testimonio.

      Responder
    • Rafael Marín Marín

      Alberto Gadea gracias por tú mensajes de información desinteresada, que me ayudan tanto y me refuerzan día a día.Sin tú ayuda y apoyo mí vida no tendría ningún sentido, porque habeces me puedo sentir que estoy curado pero no es así,necesito tú ayuda y me considero un súper viligiado de tenerte toda vía de mí médico y encima el mejor de todos los que he tenido ,estoy estabilizado y para mí es lo mejor que me ha pasado en la vida y viendo cómo está el mundo de mal toda vía me parece inhumano de los gobiernos que no Dan más ayudas a todos los enfermos, e información para que se detengan las enfermedades y dar mucha información en conjunto mundial, porque los psiquiatras también la necesitan para tener más conocimientos de ayudar a los enfermos.No sólo mandando pastillas aveces hay que hacer un profundo estudio de la persona haber lo que tiene dentro enfermo y darle un buen diagnóstico de la enfermedad.En mi caso muchos médicos me hicieron perder mucho tiempo, dinero, sufrimiento y lo que es peor llegar ha etapas de locura y un sufrimiento de muchos años e insomnio, es más una vez me tomé dos cajas de antidepresivos porque no aguantaba más mí estado de sufrimiento y 4 días en la UCI los médicos me salvaron la vida.Y también mando un mensaje a todos los enfermos que no lleguen ha ese extremo de suicidio.Que pidan ayuda que lo hablen con quien sea, que no pasa nada el pensar que dirán de mí , sí estoy loco , o cosas que nos pasan por la mente y no sabemos que es lo que tenemos y eso me pasó a mí ha los 16 años y menos mal que pedí ayuda.Y de ahí empezó mí lucha recomiendo muchos Psiquiatras públicos y privados me gasté mucho dinero y sobre todo en Madrid en la clínica López Ibor que no se la recomiendo ha nadie , decían que era la mejor de España.Y mirando ha tras lo que me han demostrado que ivan más por el dinero que por curar a los pacientes.Me hicieron mucho daño porque confiaba en ellos, aparte estuve muchos años iendo ha Madrid muy enfermo y arriesgando mí vida con mí coche que aveces iva ha Madrid y otras me llevaban mis familiares y con autocares, pasando mucho frío cuando tenía que esperar a la consulta.Y más de una vez ingresado,y no sentí mejoría ninguna alrevés, cada vez peor.Y gracias que no tenía más dinero y decidí ir ha la vila con el D.R Vicente Elvira que estuve 15 años con el , y me demostró que era muy buén médico, aunque no llegó ha mejorarme del todo, pero le estoy muy agradecido porque era muy buena persona e hizo todo lo que pudo, y lo pusieron en San Juan ( Alicante) de Director.Y siempre le tengo que dar las gracias porque me dijo te voy ha dejar con un buén profesional D.R. Alberto Gadea Soler y la verdad es que no me engaño.Y desde entonces que estoy con Alberto y espero 🙏 estar hasta que me cure del todo si la vi polaridad tiene cura que creo que sí si la ciencia saca mejores medicamentos.Que los gobiernos den más dinero ha los científicos para curar casi todas las enfermedades, que no se lo gasten en otras cosas peores.
      Y que apoyemos todos ha los Psiquiatras para que radiquen de una vez por todas las enfermedades mentales, desde enseñando a los niños y ha todo el mundo que es una enfermedad de las peores,porque si la mente la tenemos enferma vamos ha tener todo el cuerpo enfermo.De haí que para mí el mejor médico es el Psiquiatra y tenemos que apoyarle entre todos gobiernos y pacientes.Las peores enfermedades son las mentales si no se curan,y que el gobierno apoye más estas dichas.
      Aveces estamos mal y no sabemos por qué la gente que acudan ha los médicos, como lo hice jo en su momento y hoy la Psiquiatría está más avanzada.Con mejores profesionales y medicamentos pero la lucha continua y perdón si soy un poco pesado termino diciendo que Alberto Gadea Soler más que un médico es un Dios y gracias por todo lo que has hecho por mí y por tanta gente.Te mereces lo mejor.

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Hola Rafa! Tu testimonio es estremecedor, es increible tu lucha y tu constancia para poder encontrarte bien. Tengo mucho que agradecerte. Siempre has tenido un trato exquisito hacia la profesión. Un abrazo!

        Responder
  3. Ana Belén

    Enhorabuena por esos 30 años de sabiduría, empatia y profesionalidad que tiene hacia los pacientes.
    Su saber estar ,escuchar y aconsejar, que gracias a ello nos dejamos ayudar y confiamos tanto en usted.
    Solo tengo palabras de agradecimiento! Un gran doctor con mucha delicadeza donde pocos los hay…
    Una vez más decirle, gracias por todo lo que me ha ayudado y he avanzado en tan poco tiempo, sin usted no hubiese sido posible.
    Un abrazo

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Ana Belén! Muy agradecido por tus palabras. Tu fuerza es la clave para poder conseguir los logros. Muchas gracias. Un abrazo.

      Responder
  4. Felix

    Muchas gracias por todo
    Lo que nos enseñas y podemos aprender y concienciarnos más si cabe.
    Vivimos en una sociedad que cada vez apuesta más por la visibilidad de las personas con problemas de salud mental y con mayor integridad.
    Gracias por todo.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Felix! Muchas gracias a ti. Eres como profesional y como persona el espejo donde mirarse. Gracias por tratar a las personas que atendemos con esa humanidad que siempre tienes. Un fuerte abrazo!

      Responder
      • Joaqui

        Hola Doctor!! Grandísima reflexión, muchas gracias por hablar tan claro. Es importantísimo que nos sintamos comprendidas así todo será más fácil y se conseguirán traspasar esos estigmas y barreras que hacen tanto daño y no nos dejan avanzar. Si seguimos con este sistema anticuado muy difícil que veamos cambios. Muchas gracias por ayudarnos siempre. Un abrazo

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Hola Joaqui! Es verdad. Este sistema planteado para que las personas con problemas de salud mental «no molesten» está en las antipodas de una sociedad plural, diversa e integradora. Porque los lemas quedan bonitos en un papel, en un documento, pero no necesitamos papelitos, necesitamos realidades. Es necesario el cambio y para ello es necesario normalizarlo en la sociedad como cualquier otra enfermedad. Muchas gracias por vuestro apoyo.

          Responder
  5. Cesar Rodríguez

    Totalmente de acuerdo con el señor Alberto Gadea soy paciente de este profesional y puedo decir que tras la regulación de mi tratamiento médico he conseguido estar más lucido y dejando medicación superflua que me anulaba cognitivamente estoy muy feliz con proyectos de tener una vida autónoma y una formación profesional que cambiará mi forma de vivir y ahí estoy para romper esquemas y demostrarle a mi gente que soy un hombre nuevo con ilusiones y proyectos valga la redundancia gracias por todo doctor Gadea ha sido un acierto acudir a su consulta tenemos que trabajar en que mucha gente que pasa y le ha pasado algún tipo de delirio decir que solo una persona individualmente tiene la llave de la cárcel en la que está cautivo/a se puede se logra se triunfa saludos

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Muchas gracias Cesar! Ejemplo de superación personal, de recuperación, de fuerza interior. Me encantaria poderte entrevistar para favorecer mayor esperanza en otras personas. Un abrazo!

      Responder
  6. Ana

    Muy interesante el artículo, doctor.
    No le falta razón.
    Suscribo cada palabra. Aunque permítame la licencia, después de haber estado en ambos lados de la situacion, decirle que falta mucha profesionalidad medica y lo que antes era llamada «vocación».

    Mi experiencia es de estigma total. Siempre callando (ahora tambien). Y no ya por vergüenza, sino «por costumbre».
    Por haber normalizado lo inormalizable (no sé si existe esta palabra).

    Pero para mí lo más grave de todo y más abrumante es cuando el profesional (que en la práctica no es tal) es el que te sumerge en un laberinto sin fin. Incumpliendo de golpe y a todas luces el juramento Hipocrático, que invita al médico a basar su profesión en la curación (o a hacer todo lo posible) y buen hacer para el/la enfermo/a.

    La enfermedad mental es aún muy invisible. Sobretodo, cuando después de un año entero de terapia (con todo lo que conlleva) no aciertan con el tratamiento; estas a merced de toda la plantilla de salud mental del centro de salud. Y, al final, el/la ultimo/a que te trata (de los anteriores no se sabe nada) se limita a entregar un informe «x obligación del paciente» sin diagnóstico previo ni valoración ninguna; donde prevalecen más los datos personales y el tiempo atmosférico que cómo está el/la enfermo/a. Y donde se culpa al/la paciente de no evolucionar.
    Vergonzante es poco…
    La medicina no es eso.
    Lo sé de buena tinta.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Ana! Siento mucho tu experiencia. Ojalá se pueda revertir lo antes posible. Se necesitan más medios para poder realizar abordajes y tratamientos conforme necesitan las personas. Esperemos en breve podamos comentar esa mejoria. Un abrazo.

      Responder
    • Alejandro

      En mi caso, aunque tenga poca vida social, he recibido el cariño de mis allegados, incluso de aquellos (que se habrán enterado del diagnóstico y empatizan) no tan allegados. Yo si opto por no esconder la enfermedad, a quien pregunte se le responde! Gran artículo doctor!

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Hola Alejandro! La valentia de ser uno mismo y mostrarlo. Enhorabuena! Estoy muy agradecido por tu actitud. Un abrazo.

        Responder
  7. Luis G.P.

    Es de agradecer todos estos intentos de normalización de las enfermedades «del alma» que tanta gente padece. Totalmente de acuerdo con el doctor. Y además hay que tener en cuenta la baja inversión que realizan los poderes públicos y las administraciones sanitarias. A día de hoy todavía la inversión es irrisoria cuando hay tanto enfermo sin tratar, por que no hay médicos en la pública. El número de suicidios es insoportable en una sociedad moderna y civilizada. Las listas de espera son interminables y poca gente, como el Dr. gadea, alza la voz denunciando este hecho.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Luis! El dedo en la llaga. Tres temas de calado, la pobre inversión en salud mental comparada con paises de nuestro entorno, el elevado número de suicidios y no se le da tanta relevancia como a otros temas también muy importantes y las elevadas listas de espera que eternizan la atención y cronifican las patologias. Las personas y la sociedad merecen un cambio, merecen mejoras. Gracias por ilustrarlo. Un abrazo!

      Responder
  8. Prefiero ocultarme

    Gracias por este gran articulo que explica claramente el gran tabú que hay hoy en día con el tema de las enfermedades mentales y tambien para las personas incomprendidas que no pueden explicar bien su caso a ojos del mundo , yo solo puedo decir que no puedo estar mas contento de tenerte de terapeuta y que me siento muy bien yendo a tu consulta , gracias por tu labor a ver si con tu aportación ayudas a que las cosas puedan cambiar.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola! Muchas gracias por escribir, por opinar, por animarte a hacerlo. Dado que decides hacerlo desde el anonimato no voy a comentar nada mas. Sólo darte las gracias de corazón y enviarte un abrazo fuerte.

      Responder
  9. Ana

    Gracias por esta iniciativa Alberto.
    Te felicito porque sé que desde hace muchos años trabajas con la cabeza y el corazón.
    Coincido contigo plenamente que habría que aunar esfuerzos para eliminar el estigma y los prejuicios entorno a la enfermedad mental. Ese es el paso fundamental para que tengan voz y sean ciudadanos con todos sus derechos. Los que tenemos familiares con trastorno mental sabemos cuántos de esos derechos se pisan a diario, cómo se les invisibiliza y se les discrimina. Las personas tienen miedo de lo que no conocen. Por eso creo que esta iniciativa es fundamental para que la sociedad conozca de verdad al colectivo.
    Yo tengo la doble perspectiva que me da ser profesional que atiende a personas con problemas de salud mental y familiar de un paciente y de todos los colectivos con los que trabajo ( soy trabajadora social ), son con creces, desde mi perspectiva los más olvidados.
    Gracias de nuevo.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Ana! Sabes lo mucho que te aprecio y te admiro por ser una luchadora incansable como familiar y como profesional. Queda mucho camino por recorrer. Espero que lo podamos realizar juntos. Un abrazo.

      Responder
  10. Antonia Selles Pérez

    Estoy totalmente de acuerdo con el Dr. Alberto Gadea en todo lo referido en este post. A día de hoy la sociedad sigue sin aceptar a las personas con trastornos de salud mental. Lo cual hace crecer » El Estigma» que muchos padecemos. Hacen falta profesionales con vocación. Pues de ello depende la recuperación del paciente. Alberto Gadea es una excepción. ,Un excelente profesional con gran vocación, empatia,sencillez y humanidad . Soy paciente de Alberto . Y gracias a el ,hoy en día una persona resiliente!! Aunque hoy en día me sigue pesando el «estigma». Pues creo personalmente que se necesita ayuda para en frentarse a ello!! Gracias por todo Alberto!! Un abrazo muy fuerte!!

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Antonia! Eres una luchadora fantástica. Te agradezco mucho todas tus enseñanzas que me han servido mucho. Seguiremos luchando para vencer el estigma. Un abrazo.

      Responder
  11. Marina Casiano

    Es muy duro que la gente no te entienda y piensa que lo que nos ocurre son manías y cosas no comprensibles,no lo entienden,pero es un camino muy duro

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Marina! Tienes toda la razón. Es un camino duro. Esperamos poder acortarlo. Muchas gracias por todo. Un abrazo.

      Responder
  12. Cecilia

    de acuerdo en que se debe hablar de la enfermedad mental, incluso que las personas afectadas puedan contar sus experiencias, que sienten, que les pasa y que ellas luchan por llevar una vida mejor. Lamentablemente la sociedad todavía no es totalmente consciente de lo que significa una enfermedad mental.
    Creo que se debería hacerse escuchar.
    Gracias Dr Gadea por estar siempre de forma incondicional.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Cecilia! Totalmente de acuerdo. Las personas necesitan expresarse y tenemos que ayudar a la sociedad a madurar y poder estar mas concienciada y sensibilizada con la salud mental. Un abrazo.

      Responder
  13. José Tomás P. Sogorb

    Nunca será suficiente el esfuerzo que hagamos para la integración y visibilización social de las personas afectadas con problemas mentales.

    Se necesita un esfuerzo integral y multidisciplinar para cambiar la imagen que nuestra sociedad tiene de la salud mental.

    Sigamos la estela que inició a finales del siglo XIX el psiquiatra alicantino Dr José María Esquerdo, precursor en España de un tratamiento más humanizado de los trastornos mentales.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola José Tomás! Compañero, muchas gracias por adherirte a este tu espacio. Has dado en el clavo: la humanización de la sociedad como base de las mejoras que precisa la salud mental. Un abrazo.

      Responder
  14. Joaquin Llorens Ribelles

    Me gustaría que estas enfermedades tengan una gran visión, entendimiento, empatía por la gente, que no se trata de algo se deba esconder como antiguamente se hacía (te encerraban en una habitación y te ataban o te encerraban en Centros donde te metían y se olvidaban de tí, o como en el libro «Los Santos Inocentes» de Miguel De Libes que era alguien solo para la familia).
    Realmente ha sido una enfermedad de la que nadie quería saber nada.
    Yo me he revelado y pese a que mi familia no quería que lo comentara yo lo he hecho y sigo haciéndolo, porque es una enfermedad como cualquier otra. No hay que esconderla, hay que darle la importancia que tiene

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Joaquin! Es cierto, cuando desgraciadamente se ocultaba al familiar, aunque a dia de hoy no de forma tan llamativa pero algunas veces se sigue haciendo. El estigma que favorece el autoestigma. Tenemos que seguir rompiendo muros. Muchas gracias por hacerlo visible. Un abrazo.

      Responder
    • Alvaro Beltrán

      Alberto, comparto cada palabra que dices. El respeto a la diferencia y la aceptación de la diversidad en las formas de construirse como persona debería ser una herramienta educativa para toda la
      sociedad, fomentada desde todas las instituciones (familiar, educativa, sanitaria, política, social). La visibilidad tiene un poder transformador, pues da a conocer la realidad y elimina los mitos y falsas creencias sobre la salud mental. Todos/as tenemos algo que aportar en este ámbito. Creo que algo está cambiando cuando algunas personas de relevancia pública están hablando de sus dificultades con la salud mental, es algo necesario y muy enriquecedor, da empoderamiento a las personas que están sufriendo por su salud mental. Hace gala a la máxima de “lo personal es político”, ya que la visibilidad permite cuestionar el estigma social y facilita la transformación de las sociedades. Gracias por tu activismo, tan necesario y de mayor valor cuando parte de una persona con tu experiencia profesional.

      Responder
      • Alberto Gadea Soler

        Hola Álvaro! Me alegra mucho saberte en este espacio de confluencia en favor de los Derechos de las personas con problemas de salud mental. Y me alegra mucho por tu humanidad, por tu profesionalidad y por tu compañerismo. Tenerte en este espacio común aumenta la energía por continuar intentando hacer justicia. Un fuerte abrazo!

        Responder
      • Gema Sánchez

        Buenos días.
        Muy interesante las propuestas de este blog, con datos dignos de una reflexión profunda como sociedad. La desestigmatización es una de las grandes hazañas hoy en día en cuestiones de salud mental. Cuando te duele la espalda, lo comentas, lo hablas… Cuando algo no va bien en tu psique suele ser más complejo, lo que hace de este recorrido un camino, en general, solitario, agravando los síntomas. Gracias Alberto por tus palabras, por compartir tu conocimiento y dedicación.

        Responder
        • Alberto Gadea Soler

          Hola Gema! Me parece muy acertada tu reflexión. Es verdad que el ocultamiento, el camino en solitario, empeora los síntomas, empeora la evolución, daña la autoimagen y la autoestima y favorece el autoestigma. Necesitamos estar juntos, compartir, apoyarnos y acompañarnos en esos momentos. Lo conseguiremos.Un abrazo.

          Responder
  15. Cristina

    Estoy completamente de acuerdo con el Doctor Gadea en que se debería dar más visibilidad y normalidad a las personas con problemas mentales ,que no hubiera ese miedo a hablar de dichas enfermedades ,como cualquier otro tipo de dolencias “normalizadas“,no marginar ni excluir a nadie ,porque cualquiera podemos llegar a desarrollar una enfermedad mental .Todo esto lo digo como superviviente del suicidio de mi madre ,yo no supe ayudarla ,ojalá hubiera sabido lo que sé ahora y no tener que ser yo la que necesite ayuda para superar algo tan duro.Tomé la decisión de pedir ayuda al Doctor Gadea y fue lo mejor que pude hacer ,porque creo que me salvó en aquellos primeros momentos de acabar igual y salir poco a poco adelante .Ahora voy viendo “la luz al final del túnel “ aunque siga necesitando su ayuda.Doy las gracias a la vida por haber encontrado una persona comprensiva ,amable ,que me supo escuchar y entender ,que lo sigue haciendo, y aprovecho también para darte la enhorabuena por esos 30 años ejerciendo una profesión tan vocacional y satisfactoria, ya que debe ser muy gratificante poder ayudar a tanta gente que tenemos la suerte de encontrarte.Un abrazo muy grande.

    Responder
    • Alberto Gadea Soler

      Hola Cristina! Una alegria leerte. Admiro tu valentia y disposición, tu lucha y tu compromiso. Los supervivientes del suicidio deberiais tener en mi opinión mucho más apoyo institucional. Tiene que ser desgarrador y nunca deberiais sentiros solos. Esperamos que se incrementen los medios para la prevención del suicidio y para todo lo relacionado con sus consecuencias. Un fuerte abrazo.

      Responder
  16. Gregorio Antonio Crespo Azorin

    Difícilmente las personas con problemas de salud mental pueden ser consideradas de primera mientras la tasa de empleo siga siendo de un 17% frente a una tasa de empleo de un 68% de la población en general.
    Difícilmente serán consideradas ciudadanos de primera mientras en oposiciones se les vete el acceso.
    Son necesarias nuevas legislaciones, que del mismo modo que la ley de paridad ha facilitado el acceso a la mujer en puestos de trabajo en igualdad de condiciones, facilite el acceso laboral a las personas con problemas de salud mental sin las trabas y estigmas actuales
    Completamente de acuerdo contigo en que los profesionales de salud tenemos mucho que hacer y que decir en esta integración y doy gracias a Dios por estos años que hemos trabajado juntos en un proyecto común
    Gracias a ti mis relevos de enfermería no empiezan con paciente/usuario procedente de urgencias que ingresa en la unidad de psiquiatría sino con Antonio procedente de urgencias que ingresa en la unidad de salud mental
    Gracias por todo amice

    Responder
    • Alberto Gadea Soler